Foto: archivo de Google.

A propósito de las líneas que vienen, ojalá despierte la Vinotinto, y los comentarios se queden en simples comentarios.

Venezuela empató con Perú en su primer partido de Copa América, y ya es historia. Viene Brasil, y este el dilema de este 18 de junio, ¿cómo jugó y qué debe mejorar?, y la respuesta es, todo. Y todo es todo. Wilker Fariñez cumplió, pero tuvo dos salidas erradas, pero reparó los errores con creces.

El medio campo

Tomás Rincón, Herrera, Moreno, quedaron en deuda. Sin control de pelota en el medio campo, no hubo control de pelota en el juego Vinotinto, mucha verticalidad y potencia sin control: esto es grave.

Tomás debe volver a su mejor versión en lo que mejor sabe hacer: el de “destructor”. No es conductor, como intenta hacerlo en cada juego, tal vez sea por disposición técnica, pero suele hacerlo, y cuando lo hace, es pura potencia sin control y sin destino de pelota.

Yangel Herrera, no ha encontrado su mejor versión. Durante el juego con Perú,  le faltó visión de juego, y no tuvo la calma necesaria para distribuir la pelota. Debe hacerlo contra Brasil y ya hemos perdido sin jugar. Moreno se esfumó.

El fondo

Chancellor y Villanueva demostraron que no están para la selección, al menos en el primer partido, y tal vez, los próximos minutos con la selección les den la sobriedad que hace falta. Fueron desbordados en la marca personal.

Rosales debe cuidar la banda derecha, mientras Mago, que sintió el peso de la camiseta, tiene que madurar contra reloj, y será la sopita de Brasil.

Los tres de arriba

Savarino, Murillo, Rondón: el primero no cumplió, jugó mejor ante EE.UU, pero contra Perú no inclinó la balanza a favor de Venezuela. El cuestionado Machís en los amistosos, estuvo mejor en el juego oficial.

Murillo, es de los más rescatables. No sintió presión y  una vez más demostró que es rendidor con la Vinotinto, parece que no está para los clubes. En el planeta fútbol hay jugadores que son así.

Rondón: juzgue usted. Bien en la defensa, bien siendo solidario, pero no ve arco con la Vinotinto, y aunque se aprecia su sacrificio y despliegue físico, de Rondón se necesitan los goles.

Gracias VAR

Todo lo dicho demuestra que los dos goles anulados por posición adelantada, no fueron por una perfecta sincronización de defensa para dejar en fuera de juego a los peruanos, sino a la efectividad del VAR. De lo contrario habríamos perdido.

Significa que hay problemas con los movimientos sincronizados. Contra Brasil serán presa de la movilidad y rapidez de los brasileños. Agarren a William, Firmino, Nerea y al juvenil Everton que es una locomotora y será una tarea para Rosales.

No tenemos un 10

No tenemos un creativo, un diez natural. El único es Otero y no está convocado, pero Seijas (suplente), hace mucho que dejó de ser una alternativa en esa posición y en ese papel. Es lamentable. Tenemos una Vintotinto de puro contragolpe.

Loading...
Compartir