La liga profesional de fútbol de salón conferencia oriental va a su segunda edición, y los dos equipos que representan a Delta Amacuro están sin recursos, es el caso de Buffalos de Tucupita y Delta Juventud.

Ambos clubes están a punto de perder la franquicia en medio de la terrible crisis que vive el deporte venezolano.

A los dirigentes de ambos conjuntos no les queda otra opción que encomendarse a las buenas voluntades de cada atleta deltano, para seguir participando en una liga que está en pleno desarrollo.

En la banca, sin chance, entre la espada y la pared están  Buffalos y Delta Juventud, en busca de una máquina de hacer dinero  que los ayude a seguir jugando al fútbol de salón profesional.

Ambas divisas calculan que para mantener una plantilla netamente con jugadores del patio, se necesita entre ochenta y cien millones de bolívares mensuales

Traer jugadores importados es una locura total para las divisas deltanas, entre 25 millones y 30 millones de bolívares mensuales le costaría un jugador a cualquier equipo que desee los servicios de un atleta profesional.

Los costos calculados son:

Transporte a lugares cercanos, 30 millones de bolívares.

Alojamiento/hotel, 50 millones de bolívares.

Uniformes, 10 millones de bolívares.

Logística, 25 millones de bolívares.

Ante este escenario, Buffalos de Tucupita FSC y Delta Juventud FSC se mantienen optimistas,  Y con muchas ganas de seguir corriendo tras de balón, pero está jugando contra reloj en, ya que la liga tiene prevista comenzar en próximo 24 de marzo.

Loading...
Compartir