Foto: cortesía.

La señora Emilia González murió «hace dos días» en la localidad de Pedernales, al norte de Delta Amacuro. Su cuerpo no había sido sepultado por falta de un ataúd hasta la mañana de este martes, informaron vía telefónica a Tanetanae.com.

Los familiares intentaban fabricar un ataúd artesanal, sin embargo, no contaban con las herramientas. Pedernales está aislada para los más deprimidos monetariamente, ya que las personas que  poseen dólares y motores fuera de borda, tienen acceso al combustible. No es el caso de los allegados de quien en vida se llamara Emilia González.

La falta de ataúd en la zona, o de combustible y motor fuera de borda para diligenciar uno en Tucupita, ha mantenido un cadáver expuesto por más de 48 horas. Suele ocurrir con los indígenas waraos, incluso, en la capital de Delta Amacuro.

 

Loading...
Compartir