Cámara municipal de Tucupita: «nunca más un caracazo»

La Cámara Municipal bolivariana del municipio Tucupita, sentenció: el 27-F fue producto de la pérdida de credibilidad en el gobierno de turno

Por Ovidio Mora

La Cámara Municipal bolivariana del municipio Tucupita, por unanimidad sentenció, que fue la pérdida de credibilidad en el gobierno de turno de 1988, presidido por Carlos Andrés Pérez, quien planteó una serie de medidas económicas liberalizadoras, tanto de la producción, como de los precios de los bienes, a través del programa de ajustes macroeconómicos elaborado por el FMI, lo que produjo el Caracazo.

Con la presencia de los Concejales, encabezados por su presidente Prof. José Gregorio Martínez, coincidieron que “no volverán a maltratar el pueblo bajo ninguna forma y por supuesto, nunca habrá otro Caracazo. Los gobiernos de Luis Herrera Campíns y Jaime Lusinchi no fueron capaces de frenar las espirales inflacionarias, generando desconfianza en las inversiones y pérdida de credibilidad en la moneda nacional”.

Los ediles recordaron que “el gobierno del CAP, presionado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), aplicó las medidas denominadas «Paquete Económico», que comprendía decisiones sobre política cambiaria, deuda externa, comercio exterior, sistema financiero, política fiscal, servicios públicos y política social, denotando la explosión social”.

Asimismo, hicieron énfasis en recordar algunas de las principales medidas anunciadas: Someterse a un programa bajo supervisión del Fondo Monetario Internacional, con el fin de obtener aproximadamente 4.500 millones de dólares en préstamos en los 3 años siguientes; liberación de las tasas de interés activas y pasivas en todo el sistema financiero hasta un tope temporal fijado en alrededor del 30 %; unificación cambiaria con la eliminación de la tasa de cambio preferencial; determinación de la tasa de cambio en el mercado libre de divisas y realización de todas las transacciones con el exterior a la nueva tasa flotante; liberación de los precios de todos los productos a excepción de 18 renglones de la cesta básica; anuncio del incremento no inmediato, sino gradual, de las tarifas de servicios públicos como teléfono, agua potable, electricidad y gas doméstico; aumento anual en el mercado nacional, durante 3 años, de los precios de los productos derivados del petróleo, con un primer aumento promedio del 100 % en el precio de la gasolina; aumento inicial de las tarifas del transporte público en un 30 %; aumento de sueldos en la administración pública central entre el 5 y el 30 % de incremento del salario mínimo; generando un caldo de cultivo alimentado por la profunda insatisfacción social, que condujo a una situación jamás experimentada por el pueblo.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta