¡No tiene doliente!

Pasan los años y el transcurrir del tiempo habla por sí sólo,  la cancha de la Perimetral, se está cayendo a pedazos, lo que queda solamente es un poquito de espacio donde hacen vida deportiva niños y jóvenes.

Es triste y lamentable que no se tome en cuenta esta infraestructura deportiva que necesita de manera urgente, una rehabilitación. Las imágenes hablan por sí sola, terreno de juego que no cuenta con buena losa, la cerca perimetral ya está por caerse, sin tableros de baloncesto, las portería de futsal funcionan a medias, vestuarios que son utilizados como sanitarios, entre otras carencias como la parte eléctrica.

Vergüenza es lo que siente la colectividad deportiva y comunidades que en su mayoría no cuentan con verdaderos espacios dignos, aún no se entiende por qué en otras regiones del país, se pueden apreciar grandes inauguraciones de obras emblemáticas, iniciativas que no logran verse en Delta Amacuro.

Loading...
Compartir