El estilo de Carlos “Mardonio” Valenzuela, el orgullo de Curiapo, es único, hace 23 años disfruta haciendo radio de pie, “me gusta bailar, soltarme, pensar que estoy en una fiesta, la radio para mi es libertad, amor, compromiso, alegría y mucha responsabilidad, la radio es vida”.

No solo eso, desde hace mucho simula que llega en helicóptero a la cabina de Oceánica 98.5 FM, su casa desde siempre, imitando a lo largo de su “Fiesta dominical” y “El Show de la Salsa”, a cuanto político se le ocurre. “Armando Salazar es uno de mis clásicos, también le pongo letra a las canciones de moda, la radio es imaginación y siempre hay algo que inventar, ahora es cuando me queda camino por recorrer”.

Padre de la reconocida periodista Eldrys Valenzuela, hoy en día haciendo Marketing Digital con mucho éxito en Perú, labora desde hace mas de 30 años en Obras Publicas donde no lo quieren jubilar, “nunca falto, estoy en mi trabajo desde la 7 am hasta las 3 pm, he puesto la renuncia varias veces y no me la han aceptado, mejor así, si me envían a casa no sabré que hacer, la radio, mi cargo y mi familia son todo para mí”.

Antes de despedirnos le pedimos una sugerencia para las nuevas generaciones de radialistas, “constancia, perseverancia, tesón, esfuerzo, continuidad, la radio es fidelidad, es aterrizar todos los días a la misma hora para compenetrarse con el radioescucha, con el oyente, con esa persona que te brinda la oportunidad de entrar a su hogar, es amor al oficio y amor al prójimo todos y cada uno de los días sin faltar a esa cita, eso es hacer radio, quien no lo haga mejor que se busque otra profesión”.

 

 

Loading...