I

La relación del gobierno con el comercio nunca ha sido fácil, volviéndose más áspera y beligerante las últimas dos décadas.

Son fricciones que se repiten constantemente por la presencia de ideologías contrapuestas y concepciones distintas de los procesos sociales y la economía.

A partir del pasado lunes estamos en presencia de un nuevo capítulo de esa larga contienda, protagonizado en esta ocasión por un nuevo ajuste de precios y la reacción inmunológica natural del empresariado.

Cada cual con sus razones –y acciones-, trata de ganarse a los usuarios, consumidores y al conjunto de la opinión pública.

Los comerciantes pretendiendo mantener un discreto margen de ganancia y los políticos de dividir y poner a pelear, como casi siempre en el marco de la revolución, al comercio y al pueblo, sacando réditos de ese antagonismo.

Carolina Pérez, presidenta de la Cámara y máxima representante del gremio, esgrime sus banderas de lucha y explica el porqué una herramienta tan manida como el control de precios, está nuevamente llamada a fracasar.

Estas son sus ideas.

II

1.- Recientemente el gobierno nacional estableció un nuevo control de precios, el pasado lunes difundió una tabla con los precios de referencia de 27 productos a través de internet, ¿hasta qué punto esa medida es legal?

CP: Fíjate, la información que nosotros tenemos hasta los momentos es que la gaceta con los productos que van a ser regulados todavía no ha sido publicada y hasta que una gaceta no haya sido anunciada, eso no es ley. Tenemos que esperar a que se publique para que puedan los organismos empezar a actuar con base en eso, no pueden aplicarse las leyes con base en un listado que está rodando por las redes sociales.

2.- ¿Están de acuerdo con los precios de los productos que serán regulados?

CP: No, la mayoría de los precios no están acordes con la realidad que estamos viviendo en estos momentos, hay muchos precios que están por debajo de los costos de los productos. Fíjate que en las recientes fiscalizaciones han obligado a los comerciantes a que se ajusten a esa lista y los han obligado a vender a pérdida. Realmente consideramos que eso es algo ilegal porque si eso no ha sido publicado en una gaceta oficial, no es un documento que sea válido para tu estar aplicándolo de esa manera y obligando a los comerciantes a cumplirla.

3.- ¿Qué consecuencias podría traer este retorno del control de precios a la economía?

CP: Este control de precios no es nada nuevo, ya en otras oportunidades lo hemos vivido. En el 2018, también apareció una lista que produjo desabastecimiento y bachaqueo, porque cuando un producto no se encuentra, eso es lo que lo hace más costoso. Entonces tú vas a los supermercados y no lo encuentras a su precio justo y tienes que salir a buscarlo en otros lugares donde lo consigues tres y cuatro veces por encima del precio que debería ser el de la venta, pero como lo necesitas te ves obligado a comprarlo. Al final estos controles de precios no favorecen al comerciante, tampoco al pueblo, más bien es todo lo contrario.

4.- ¿Qué instituciones los están fiscalizando y qué les solicitan?

CP: Actualmente las están llevando a cabo la Sundde, Sunagro, Seniat, Sanidad, acompañados por los cuerpos de seguridad, entonces es una fiscalización múltiple. Cada quien se ocupa de revisar los puntos que le corresponden, ahorita la que más activa está en las inspecciones es la Sundde, que es la que está velando por los precios justos obligándote a cumplir algo que no está establecido en ley; a mi parecer, un comerciante se debe amparar en la ley de precios justos que establece que la venta de un producto tiene un margen de ganancia y eso está en ley, está publicado. Yo preferiría ampararme allí a seguir un lista que únicamente la he visto en las redes sociales, que nadie lo ha publicado ni ninguna institución la ha hecho oficial.

5.- La gobernadora manifestó que desde la Cámara de Comercio le hicieron llegar un documento con una serie de propuestas, básicamente ¿qué le están planteando?

CP: Justamente estamos tratando con la gobernadora este asunto de los precios justos, estas fiscalizaciones que consideramos son a destiempo, no es que estamos en contra de las inspecciones, pero esperen que salga la gaceta para que comiencen a aplicarlas. No fiscalizar anticipadamente, porque el daño que las fiscalizaciones puedan causar en este momento no vamos a poderlo recuperar después. Fíjate que aquí en Tucupita ya estaba bastante golpeado el sector comercio, son pocos los comercios que hoy están sobreviviendo y si ahora los presionamos con estas inspecciones, obligándolos a vender a perdida, lo que va a provocar es que cierren algunos comercios.

Yo siempre comento lo siguiente, si tu estas en Caracas y cierran dos comercios, eso no es significativo porque allá existen muchísimos comercios, pero si tu estas aquí y cierran dos comercios la situación es difícil, porque no estamos en las mismas circunstancias. Entonces los pocos que hay no podemos permitir que los destruyan. Más bien tenemos que trabajar para que esos negocios prosperen  y puedan seguir alimentando a los ciudadanos de este municipio.

6.- Se habla mucho de acaparamiento y especulación, ¿es posible que estén ocurriendo en este momento?

CP: Acaparamiento para nada. Especulación, realmente no digo que no pueda haber un comerciante que esté cometiendo ese abuso, lo puede haber. Pero no es la mayoría, ¿qué es lo que pasa? los productos están subiendo continuamente; no es que el comerciante se quiera hacer millonario, que quiera abusar del pueblo como nos han querido vender.

El gobierno ha empleado una campaña para desacreditar al  comerciante y hacerlo culpable de todos los males de la sociedad, realmente no es así, el comerciante es un héroe que continua luchando, que a pesar de las miles de dificultades que presenta todos los días está en su negocio con las puertas abiertas, con deseos de atender al público. Que suben los precios, realmente eso es algo inevitable. Porque donde no hay reglas claras, donde la moneda que rige la economía de este país es el dólar y cuando este aumenta de 170 mil a 200 mil bs, como vamos a pensar que los productos van a permanecer con los mismos precios, es muy difícil.

Ahorita el comerciante tiene que comprar sus productos en dólares, todas las empresas grandes ya están facturando en dólares, entonces para nosotros es muy difícil mantener un precio cuando la moneda que rige el país aumenta, es por eso que nos vemos obligados a aumentar.

Loading...