Carros nocturnos y veloces ponen en peligro la vida de tucupitenses

Paradójicamente a la crisis venezolana, existe un grupo de personas a quienes aparentemente no les preocupa “picar cauchos” o poner a rugir los motores de sus carros en Tucupita, la capital de Delta Amacuro que cada día muestra la decadencia del transporte público.

Llegada la noche, las calles de la pequeña localidad se convierten en una pista de Fórmula Uno, se trata de una especie de anarquía automovilística porque, además de la cuestionable velocidad que podría traer consigo fatales consecuencias, se suma el ruido que estos autos producen con el rechinar de los neumáticos, aceleración de motores y hasta música a todo volumen.

Lo que una gran cantidad de personas han denominado como “anarquía” en las calles, ocurre todos los días al caer la noche cuando sus arterias viales permanecen desoladas, y aunque las vías se muestren así, no es un justificativo para que varios carros tomen los espacios como suyos, sin que haya un orden por parte de los organismos.

Las calles de Tucupita que más son traficados por estas personas que las recorren a toda velocidad, son: Av. La Perimetral, Av. Orinoco, calle Manamo, calle Petión, carretera nacional tramo centro-El Palomar y Ataguía.

Uno de los tucupitenses que demanda orden afirmó, “son muchachos que andan esmachetados por allí, creo que borrachos o drogados, luego matan a alguien y andan arrepentidos, o se matan ellos mismos y su familia irresponsable a preguntarle a Dios que por qué”.

Entre mayo y junio del año 2018 en Tucupita han fallecido tres personas producto de conductores ebrios al volante, quienes han embestido a las víctimas mientras van a toda velocidad solos o compitiendo con algún otro auto. Estos datos corresponden a registros periodísticos recabados entre los testigos de los sucesos de este tipo de sucesos.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta