Quien escribe estas líneas ha tenido la dicha de llegar a varias comunidades indígenas de los caños del Delta bajo, llevando educación a las personas adultas de la mano del Instituto Radiofónico Fe y Alegría. A este humilde maestro de educación de adultos, la cuarentena decretada para contener el brote del nuevo coronavirus en el país, le ha restado presencia en los caños. Aunque mantiene las ganas de volver a los caños para alfabetizar, no lo puede hacer porque el rubro principal para realizar el traslado es la gasolina; pero no hay gasolina para la educación, solo para sectores primordiales como es la “salud” y “seguridad”, es lo que he podido escuchar en las alocuciones en cadena regional de la mandataria local.Lo que quiero expresar por medio este escrito, es mi profunda tristeza y preocupación por los fallecimientos de los estudiantes de Fe y Alegría en los caños, entre ellos niños, jóvenes y adultos en su mayoría.

La situación es que hay muchos que han fallecido, las razones son muy conocidas; fiebre, vómito y diarrea, tuberculosis, paludismo, mordeduras de serpientes, etc. Ahora también por la presencia de la Covid 19 en la región. Que aunque las autoridades de salud locales nieguen esta propagación en los caños del Delta bajo, solo los que venimos de allá sabemos la cruda realidad.El asunto es que fallecen y fallecen personas, estudiantes y no estudiantes, cuyas muertes solo son reconocidas por los familiares y la comunidad. Estas muertes no tienen dolientes a nivel de los entes de salud. Para las instituciones de salud presentes en el estado, estas personas es como que nunca existieron, nunca se enfermaron, nunca llegaron a necesitar insumos medicinales, cuando en realidad hacen mucha falta tales insumosmédicos.No haydespistajes de detección de las enfermedades presentes en los caños, qué causan las enfermedades, ni mucho menos el porqué de los fallecimientos. Basta decir con esto que las enfermedades en los cañosno las están atendiendo.

 

Son estudiantes que no volveré a ver, sus vivencias en las jornadas de alfabetización, sus carismas solo vivirán en mis recuerdos como su maestro que fui. Este dolor solo lo sentimos en el equipo de alfabetización de Fe y Alegría. Que desde nuestras experiencias educativas en los caños, hemos incluido temas de prevención de enfermedades, y que alguna veztuvimos ayudas de algunas ONG’s que se preocupan por la educación y la salud de los hermanos guaraos de los caños, pero que desde los inicios de los trabajos conjuntos se han visto afectados por las negligencias de las autoridades locales, al imponer el bloqueo al acceso a la gasolina, a la retención de la embarcación institucional, a robar los materiales educativos en cada alcabala, etc. Desde nuestras jornadas de alfabetización, trabajamos temas de salud, pero nos quedamos a la mitad del camino cuando de atender a pacientes se trata, no por nuestra mala voluntad, sino que nosotros no tenemos la capacidad paraatenderlos así. Se supone que este estado cuenta con instituciones de salud que muy bien tienen a la mano todo el aparataje necesario para cubrir la salud de los guaraos.

Desde la educación que imparte Fe y Alegría estamos preocupados por esta situación, porque quien fallece,más que un estudiante es un padre, una madre, un hermano, un hijo, etc. Son situaciones en la que me aferro a Dios y me postro hacia él para rogar por la salud de mis estudiantes y de todos mis hermanos guaraos y no guaraos.

A quienes han fallecido, obviamente no los volveré a ver en este mundo, pero estoy seguro que la madre naturaleza, creada por el Dios todopoderoso, le ha dado una mejor vida para que descansen. A quienes sobrevivan a esta crisis, les mando un abrazo enorme, quiero decirles que Fe y Alegría los tiene presentes, cuídense, con el favor de Dios, con mucho esfuerzo y mucha fe saldremos adelante y nos volveremos a ver.

Loading...