Por Yusmenia Torres.

Ayer jueves, niños y catequistas de la Parroquia Argimiro García de Espinoza, escenificaron un viacrucis viviente en un recorrido por las calles de la Urb. Delfín Mendoza, teniendo como punto de partida la comunidad Villa Daniela.

El viacrucis es un tradicional ejercicio que practican los “cristianos católicos”, como símbolo para conmemorar la pasión de nuestro señor Jesucristo, en los sufrimientos que tuvo camino al Calvario.

Es de recordar que estas actividades se realizan cada año. Los chamitos, juntos a los catequistas y familiares, fortalecen de esa forma la fe cristiana católica.

Al llegar a la última estación, el sacerdote warao Bernardino Edilla, bendijo con el agua a las personas que participaron, esto como símbolo del camino hacia la Cruz y la luz que nos abrirá las puertas de la esperanza, del perdón, de la paz, de la única y verdadera alegría.

 

 

Loading...
Compartir