Una unidad de Transdelta en el centro de Tucupita | Tanetanae.com.

“Señora, usted no se va a subir en el bus con esas guaraguaras, bájese”, fue lo que le dijo tajantemente y con rostro asqueado, el chofer de un autobús de la línea de transporte del gobierno de nombre, Transdelta.

La mujer indígena,  de unos 45 años de edad, había ido a buscar comida hasta el mercado municipal de Tucupita el domingo (3-2-19) en la mañana. Ella ya había comprado yuca, plátano y también una cantidad indeterminada de guaraguara (un pez de agua dulce).

Según los testigos de la situación de rechazo, esta también hizo la cola en la estación de autobuses en la ruta que lleva al sur de Tucupita, pero una vez en el auto colectivo, el chofer de una unidad de Transdelta  la obligó a que se bajara. Lo habría hecho mostrando su cara asqueada.

La víctima de la exclusión ya estaba en el vehículo, pero aún no en un asiento. El transportista se paró a cobrar a los usuarios y fue cuando vio a la mujer aborigen  y le exigió que bajara inmediatamente del autobús, todo mientras mostraba una cara de asco, una expresión que decepcionó a varios pasajeros.

La warao tuvo que acatar la exigencia ante la actitud bélica del hombre a cargo del autobús que pertenece a una línea gubernamental.

Loading...
Compartir