Chugabi pretende la alcaldía de Tucupita

Quiere la alcaldía de Tucupita.

Sacó cuentas y comprendió que es su pateadero natural, y son los límites geográficos que más le convienen. El Delta completo seria electoralmente inmanejable.

Le puso nombre a su aventura: Plan Tucupita Te Quiero, y ya tiene quien lo financie. Quizá la intención de los auspiciantes sea un poco retorcida, pero el dirigente juvenil habrá de aprovechar la menor ocasión a su alcance para acrisolar un liderazgo, que ha tenido sus altas y bajas pero no pierde vigencia.

Tiene también un supervisor cercano, alguien que da fe y avala la legitimidad de sus andanzas, e incluso lo promueve a través de los medios.

Chugabi no podía quedarse tranquilo, es un luchador y habrá de morir peleando, la suerte le ha sido esquiva, sin embargo ha estado muy cerca de triunfar, puede que esta sea la bonita.

Lo secunda una gran legión de cristianos evangélicos y un conjunto de fieles seguidores arrancado de los estratos jóvenes de la población deltana, que lo asumen sin discusión como su guía. También una pizca de carisma y soporte discursivo, que lo afianzan en la arena política regional y nacional.

Por último, continua siendo el máximo representante de la tercera vía psuvista, un movimiento revisionista que prefiere luchar desde adentro antes que disentir públicamente y confía, con pequeñas y audaces modificaciones, en las directrices que han guiado el proceder revolucionario hasta el momento.

Chugabi se definió, falta que le pueblo se defina a su favor.

 

Loading...