La aventura electoral de Chugaby, está resultando más complicada de lo que esperaba. Al parecer, según información de última hora, el partido RIOS le retiró el apoyo.

Se desconocen las causas, sin embargo, la intuición apunta en una dirección, la misma que probablemente usted amigo lector, piensa.

Una candidatura de su potencial, con gran aceptación popular, es contradictoriamente la única enteramente regional entre los aspirantes de su categoría.

Atrás quedó el espectro de los partidos nacionales que supuestamente lo apoyarían, y más lejos aún está el Psuv.

Habiendo perdido las tarjetas los lideres legítimos del PPT y Tupamaros, y sin atreverse a dar el paso el PCV, se cerraron esas puertas. Por otro lado, la pretensión de Chugaby de regresar triunfante a las filas del Psuv, hizo el resto. No hubo entendimiento.

Se encuentra ante un escenario en el que las alianzas van tomando cuerpo, acumulando partidos y tarjetas, mientras Chugaby continúa en solitario, ante un Psuv, cuyas autoridades regionales se muestran excesivamente hostiles hacia él.

Si bien la tarjeta PIO se ajusta a su deseo de regionalizar la contienda, manteniendo intactos los lazos con las autoridades nacionales del chavismo, e ir por una sola opción facilita la escogencia al votante al identificarlo con un solo símbolo y color, las constantes arremetidas de sus rivales, sin atreverse a mencionar su nombre, hacen pensar que Chugaby cuelga de un hilo llamado PIO, al que ojala no dejen sin piar.

 

Loading...