Jesús Hidalgo “Chugaby”, no tiene vuelta atrás.

El sistema lo aceptó en la lista del PIO, excluyéndolo automáticamente de la lista del Psuv.

Si hubo chance de considerar, la posibilidad de una llamada providencial de Caracas, un acto de contrición de última hora, ya se perdió.

Lizeta logró ponerlo donde quería y él se puso donde quiso. Se abrió indefectiblemente la brecha entre los dos.

Este jueves, un día después de la visita de Pedro Carreño, el CNE consumó la ruptura; el diputado psuvista había respondido con contundencia a lo que expresara el constituyentista días atrás fijando los términos de la contienda.

En lenguaje coloquial vienen días de “plan y plomo”; en lenguaje callejero, en uso de las palabras expresadas por Carreño, de “patadas, Kung-Fu y coñazos”.

Loading...