Cilia, Lizeta, Yelitza y la Paz

Se impuso la tesis de Cilia, entre las gobernadoras deltanas debe reinar la paz, por el bien de ambas y por el bien de la ciudadanía.

Flores lo manifestó hace mucho, cada quien con su cada cual, Lizeta en Delta Amacuro y Yelitza en Monagas, no hay razones para rivalizar.

Cabe recordar quién es Cilia, la mujer que comparte vida con Nicolás, presidente de la República.

También lo había decidido Nicolás mucho antes, es necesario preservar el equilibrio de poderes entre las corrientes del Psuv, Lizeta debe mantenerse en la gobernación y los alcaldes yelitcistas al frente de sus municipios. Lo que pueda conseguir cada quien debe provenir del poder popular, debe ganárselo a través de la voluntad del pueblo, mostrarlo mediante la popularidad y el voto, hacerse grande en el ejercicio de su gestión, ilustrar con parámetros de eficacia y eficiencia el dominio de su territorio.

Gran parte de las personas que apoyaron a Alexis en su gesta, hacen campaña en Monagas. Antes que tomar la gobernación deltana o sabotear la candidatura de Lizeta, apuestan por preservar la monaguense. Las oportunidades que brinda Monagas siempre son mayores que las que ofrece el Delta, en potencialidad y recursos; allí se administran los caudales petroleros del oriente, que ya es bastante.

Yelitza es bastante afortunada con gobernar el gigante nororiental, lo dijimos hace mucho, difícilmente deltano alguno vuelva a gobernar un emporio con tantos recursos.

Por cierto, el Delta es un poquito más grande que Monagas, sin embargo, este último posee tres veces su población y cuatro veces el número de sus municipios.

Las incógnitas a dilucidar este 15-O son las siguientes: ¿le quedó grande Monagas a Yelitza? ¿Le quedó grande el Delta a Lizeta? Ambas elecciones serán determinantes para el futuro político del Delta, tanto si ganan ambas, como si no gana ninguna, como si gana solo una de ellas. Cualquiera de las carambolas marcara nuestro porvenir, tema de análisis para otro artículo.

Por cierto, ¿la paz entre Lizeta y Yelitza será duradera? Eso esperamos.

Compartir contenido