El clima electoral no esta para sorpresas

La forma tranquila y reposada en que se han ido desarrollando las elecciones en el Delta, auspicia un triunfo oficialista.

En circunstancias similares, la maquinaria política del GPP ha demostrado ser implacable. La disciplina partidista termina por imponerse al voto espontaneo.

Con la oposición dividida, la escasa relevancia de los candidatos independientes, el tubo chavista cuyos modos de escogencia y formas de movilización son similares a los de un batallón militar, y el grosero uso de los recursos del estado, queda poco espacio para cualquier sorpresa.

No se pueden adelantar resultados ni es ético formular vaticinios, sin embargo, parece haber un solo camino, el camino del poder.

 

Loading...