Imagen ilustrativa. Una mujer cocina a leña en Pedernales, enero de 2020 / Tanetanae.com.

El Nacional | By Ambiente: situación y retos | September 28, 2020

 Por Alejandro Luy[1], Isabel Novo[2], Joaquín Benitez[3], Alejandro Álvarez[4], Antonio De Lisio[5], Tina Oliveira[6] y Carlos Peláez[7]

Se presentan a continuación fragmentos parciales, de los resultados de un estudio sobre la temática arriba expuesta. Se seleccionó el presente artículo en función de lo mucho que ya se comenta en Venezuela sobre este delicado tema y la falta de data respecto a la extensión de esta práctica. La selección de fragmentos es realizada por el coordinador de este espacio de El Nacional: Pablo Kaplún H., como todo resumen, puede omitirse algún dato relevante, sin embargo, los aportados resultan de suma relevancia[8].

El objetivo de este documento es proporcionar información y análisis preliminar para entender cuán extendido es este problema a nivel nacional y cuál es el potencial impacto sobre las áreas naturales.

La metodología

Se consultó a un grupo de personas a través de una encuesta amplia de percepción, distribuida vía Whatsapp, acerca de la situación del suministro de gas, el uso de leña y su fuente.  La consulta incluyó a personal de organizaciones civiles que mantienen un trabajo cercano a comunidades.

Las preguntas planteadas fueron:

1.- ¿Cómo está la situación del gas en tu municipio?  (Nombra al municipio en tu respuesta)

2.- ¿Cómo está haciendo la gente para cocinar?

3.- ¿Están usando leña?

4.- ¿Si es así, de dónde la están sacando? ¿Árboles caídos, deforestación?

Se complementó la información recabada a través de la consulta vía WhatsApp a través de noticias disponibles en medios de comunicación digitales y redes sociales, especialmente Twitter.  Por todo ello, los resultados y su análisis tienen un sentido más cualitativo que cuantitativo.

Resultados y análisis

Se obtuvo información a través de 79 reportes, provenientes de 54 de los 335 municipios del país (16% de los municipios) ubicados en 21 entidades (a excepción de Distrito Capital, Barinas y Apure).  Las observaciones  incluyen varias capitales de estado, que además están entre la segunda y la quinta ciudad más poblada de Venezuela, como son Maracaibo, Maracay, Valencia y Barquisimeto. Completan la lista de capitales, San Cristóbal, Tucupita, Cumaná, La Guaira y Puerto Ayacucho.  (Ver Fig. 1 y Anexo I).

Imagen N° 1 Estados donde pudo obtenerse data sobre uso de la leña como alternativa a las fallas de abastecimiento de gas doméstico. Las líneas azules muestran el número de municipios en cada estado donde pudo levantarse información y los rojos el número de reportes obtenido

En todos los estados de donde se obtuvo reporte, y en 90,74% de los municipios, cocinar a leña se ha incorporado como una de las técnicas para la preparación de alimentos a consecuencia de la falta de gas, y las deficiencias del servicio eléctrico. Sin embargo, la consulta no nos permite establecer qué porcentaje de la población está usando leña.

El acceso al gas

El uso extendido de la leña en Venezuela está vinculado de manera directa a las dificultades en el acceso –por disponibilidad o costo– del gas expendido en bombonas, así como a las fallas del servicio eléctrico.

Un indicador de la situación actual del gas se muestra en el Informe de Conflictividad Social en Venezuela – Agosto 2020 elaborado por el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, en el que se señala que para el período evaluado, de las 302 protestas por servicios públicos 156 fueron por gas doméstico, cifra superior a las protestas por agua potable (93) y electricidad (53).

Aun cuando varios consultados manifestaron que las irregularidades en el acceso al gas datan de hace uno, dos y hasta tres años, el servicio empeoró en 2020; así, durante la pandemia la situación se ha agravado.

Entre los consultados para este reporte, los más afortunados señalan que la adquisición de la bombona puede significar entre un día y una semana, una vez que se entrega la bombona vacía, pero la mayoría de las menciones hacen referencia que entre un mes y tres meses es el tiempo que deben esperar para obtener el producto.  Los casos más extremos para 2020 señalan que en lo que va de año o al menos desde marzo no ha habido venta de gas.

De acuerdo con el estudio realizado por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP) en los meses de abril y mayo de 2020, en 10 ciudades de Venezuela, 93,2% de los hogares depende de gas doméstico para cocina, y de ellos  81,7% del gas de bombona.  De esta manera, las fallas en el suministro de gas de bombona se traducen en un impacto a la mayoría de la población de Caracas, Barcelona, Valencia, Maracaibo, San Cristóbal, Barquisimeto, Punto Fijo, Barinas, Ciudad Bolívar y Porlamar.

Quienes tienen mejor poder adquisitivo han adquirido aparatos eléctricos (cocinas y hornillas, freidoras, sartenes eléctricos, arroceras, etc.) para cocinar, aun con las dificultades que representa el servicio eléctrico.  Es importante recordar que en amplias regiones del país, incluyendo Zulia, Nueva Esparta y Táchira, los cortes eléctricos pueden extenderse 8 horas o más al día, todos los días.

Para quienes las dos anteriores alternativas no son posibles, entonces optan por cocinar a leña, una práctica que podía ser común en áreas rurales y periurbanas, pero que ya se está incorporando en áreas urbanas, con la única limitación aparente, los edificios residenciales.

Según el estudio de la OVSP antes mencionado, cuando no hay gas, el método de cocinar con leña es el segundo más utilizado (33,2%) entre los consultados, luego de los aparatos eléctricos. Pero en Barinas (52,2%), Ciudad Bolívar (48,3%) y Porlamar (44,9%) la leña representa el principal método para cocinar en ausencia de gas.

Resulta especialmente preocupante la situación en Porlamar por ser una de las ciudades más importantes de la isla de Margarita, y del estado Nueva Esparta, ya que las fuentes de leña muy posiblemente sean áreas naturales, protegidas o no, que pueden ser muy impactadas por la demanda.

Sobre las amenazas del uso de la leña en el estado Nueva Esparta, la bióloga Sabina Caula en su artículo “Los peligros de usar leña en Margarita” indica que los problemas ambientales de la región “se agravarán si se anima a la población a usar de nuevo leña en lugar de gas, habría un retroceso a los años cincuenta, con las mismas consecuencias de deforestación multiplicadas por 6, pues el tamaño poblacional pasó de 75.000 a 500.000 habitantes”.

Al respecto, luego de la declaración de Dante Rivas (protector del estado Nueva Esparta, a través de una nota de prensa, la organización no gubernamental Provita señaló: “Los bosques insulares son ecosistemas frágiles y fundamentales para la calidad de vida y las oportunidades de desarrollo sostenible en la isla de Margarita, pero se ven bajo creciente presión por la extracción insostenible de madera para su uso como leña”.

Según los resultados de nuestra consulta, en 7 de los 54 municipios, Andrés Eloy Blanco del estado Lara, San Francisco, Machiques de Perijá, Rosario de Perijá en el estado Zulia, y Monte Carmelo y Bolívar de Trujillo, cocinar con leña es la opción principal ante la carencia del gas doméstico. En el municipio Bolívar de Trujillo, la fuente consultada indica que el 80% de la población cocina con leña.

Y de dónde sacan la leña

A partir de los resultados de la encuesta, pudimos establecer seis fuentes distintas para la procedencia de la leña para cocinar:

1.- El patio de la casa:  en áreas rurales

2.- Madera muerta / desechos

3.-Terrenos baldíos cercanos

4.-Árboles de plazas, calles y urbanizaciones

5.- Compra en establecimientos formales e informales

6.- Las áreas naturales: Un problema más grave para la conservación de los ecosistemas es señalado por consultados, especialmente en Falcón, Valencia, Mérida, Nueva Esparta, Lara y Aragua, donde hay indicios de la extracción de madera en áreas boscosas, protegidas o no. En Chichiriviche de Falcón, la leña de mangle es extraída en caños dentro o cercano al Parque Nacional Morrocoy y al Refugio de Fauna Silvestre de Cuare.  Habitantes del Municipio Mario Briceño Iragorry (Maracay) mencionan que de áreas ubicadas dentro del Parque Nacional Henri Pittier los pobladores extraen madera.  En el estado Lara, en áreas cercanas al parque nacional Terepaima y Dinira, están deforestando para buscar leña. Para ese mismo estado los consultados hacen referencia al “Parque del Oeste y la Loma del León” como fuente de extracción de leña. En Valencia y Naguanagua, algunos habitantes consultados señalan que los árboles de las márgenes del río Cabriales son fuente de leña.

Si a la extracción referenciada de áreas naturales, agregamos el hecho de que no queda muy claro cuál es la procedencia de la leña vendida especialmente en el sector informal, podemos sospechar que el incremento de la demanda de leña para cocinar está convirtiéndose en una amenaza para la conservación de áreas boscosas en distintas partes de Venezuela.  La madera proveniente de terrenos baldíos, de árboles caídos o de los desechos no pueden garantizar un negocio que se expande en especial en áreas urbanas como Barquisimeto y la isla de Margarita.

El impacto ambiental, social y económico

La situación generada por la falla en la distribución del gas de bombona tiene efectos directos e indirectos en el desarrollo sustentable de Venezuela, y por tanto se suma a los retos a solventar para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenibles para 2030.

A continuación, algunos de impactos más relevantes:

  1. Se están afectando áreas naturales y degradando las cuencas a través de la deforestación lo cual puede aumentar los riesgos de deslaves, como consecuencias de las lluvias, ya que el suelo pierde la vegetación que lo protege.  Así, se pueden generar graves daños económicos y también sociales en términos de vidas humanas.
  2. Vinculado con lo anterior, también la deforestación disminuye el caudal de agua que llega a los embalses.
  3. El uso de la leña genera, especialmente en ancianos, niños y mujeres enfermedades respiratorias. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “en 2012, en la Región de Asia Sudoriental, hubo casi 1,7 millones de defunciones prematuras atribuidas a la contaminación del aire por combustión en las cocinas de las viviendas.” Asimismo, la OMS señala que “la contaminación del aire interior (de las casas) ocasionada por el uso de biomasa (como leña) aumentan la susceptibilidad de los niños a la neumonía”. Esto toma además especial importancia en tiempos de pandemia, cuando mujeres, niños y ancianos deben permanecer el mayor tiempo confinados en sus casas.
  4. La eliminación de vegetación afecta directamente la conservación de la diversidad biológica de la zona, y puede conllevar al establecimiento de conucos o cultivos de ciclo corto en áreas deforestadas.
  5. La eliminación de la vegetación disminuye la captura de CO2 y por lo tanto tiene un efecto sobre el Cambio Climático.
  6. El uso extensivo de madera para cocinar contribuye con la emisión de gases de efecto invernadero.

La adquisición de leña constituye otro gasto que deben incurrir las personas, especialmente las de menos ingresos, para garantizar la preparación de los alimentos, perjudicando aún más la economía familiar.

A manera de conclusión

En los últimos años el deterioro de servicios públicos como la electricidad y el suministro de agua potable han pasado de ser problemas puntuales en algunas regiones del país, a convertirse en problemas masivos que afectan a prácticamente todos los habitantes de Venezuela.

Por tal motivo, genera una legítima preocupación percatarnos de que la leña y su uso como energía para la elaboración de alimentos se está extendiendo porque ello significa una amenaza más a nuestras áreas protegidas que cada vez cuentan con menos recursos humanos y económicos para su conservación.

Lejos de encaminarnos a la superación de la pobreza, el Objetivo N° 1 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteado por la Organización de Naciones Unidas, el uso de la leña como fuente principal para la preparación de alimentos, produce un fuerte retroceso en la calidad de vida de los habitantes de Venezuela.

Por todo ello, la necesidad de garantizar el acceso a gas doméstico de bombona y que desde el gobierno se desestimule el uso de leña para la preparación de alimentos son dos acciones prioritarias para evitar que la afectación de zonas arboladas de áreas urbanas y rurales, y especialmente de zonas protegidas, se siga extendiendo y se convierta en mediano plazo en otro de los factores que contribuye a la deforestación en el país.

Referencias

Efecto Cocuyo.  Provita invita a discutir sobre restauración y uso sostenible de bosques ante crisis de gas doméstico.  Disponible en https://efectococuyo.com/la-humanidad/lena-gas-provita-margarita/

Karena Rodríguez.  2020.  Situación del gas en el estado Táchira. Disponible en http://desarrollosustentableve.com/situacion-del-gas-en-el-estado-tachira/

La Región.  Protector de Nueva Esparta recomienda cocinar con leña por escasez de gas.  Disponible en https://diariolaregion.net/2020/08/11/protector-de-nueva-esparta-recomienda-cocinar-con-lena-por-escasez-de-gas/

Observatorio Venezolano de Conflictividad Social. (2020) Informe de Conflictividad Social en Venezuela – Agosto 2020.  Disponible en http://www.observatoriodeconflictos.org.ve/

Observatorio Venezolano de Servicios Públicos. 2020.  Resultados del estudio de percepción ciudadana sobre los servicios públicos, abril – mayo 2020.  Disponible en http://www.observatoriovsp.org/wp-content/uploads/Boletin-12_8-Web.pdf

Organización Mundial de la Salud.  La energía limpia en los hogares puede salvar vidas.  Disponible en https://www.who.int/features/2014/clean-household-energy/es/

Organización Mundial de la Salud.  Neumonía.  Disponible en https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/pneumonia

Sabina Caula (2020) “Los peligros de usar leña en Margarita”.  Disponible en https://www.cinco8.com/perspectivas/los-peligros-de-usar-lena-en-margarita/?mc_cid=0c230cf73c&mc_eid=f96a1cda77

 

[1] Fundación Tierra Viva

[2] Sociedad de Ciencias Naturales La Salle

[3] Universidad Católica Andrés Bello

[4] Clima 21, Ambiente y Derechos Humanos

[5] Universidad Central de Venezuela, INVESP

[6] Wataniba, Grupo de Trabajo Socio Ambiental de la Amazonía

[7] Provita

[8] El informe completo sobre este estudio puede apreciarse en
http://desarrollosustentableve.com/uso-de-la-lena-en-venezuela-una-amenaza-que-se-extiende-a-luy-i-novo-j-benitez-a-alvarez-iragorry-a-de-lisio-t-oliveira-y-c-pelaez/

 

Loading...