El platano llegó a 500 bolivares

Por Rafael Sarabia / Periodista egresado de la UNICA y profesor de la UBV

En las últimas semanas se han incrementados en más de un 250 % los precios de las verduras, hortalizas, frutas y tubérculos, que son consumidos en gran escala ante la escasez de la harina de maíz, arroz y otros productos de la dieta diaria.

Los consumidores en el municipio Sotillo, no encuentran que hacer ante la constante variación de precios de los diferentes rubros alimenticios, cada día aparecen nuevos aumentos en verduras y hortalizas y otros rubros de consumo. Los incrementos son exagerados ubicándose en más de un 500 % de un tiempo acá, asfixiando el poder adquisitivo de la población.

La ausencia de muchos productos de la dieta diaria ha provocado que lo poco que se consigue exhiba precios elevados, inalcanzables para el consumidor. Ante la marcada escasez de la harina precocida, pan, pasta y otros productos, se ha transformado la cultura de consumo de la población, que opta por consumir verduras y hortalizas como alternativa ante la insuficiencia de alimentos.

El plátano por unidad hace 6 meses tenía un costo 50 bolívares, en los actuales momentos se incrementó a 500 bolívares por unidad, esto indica que el aumento fue 10 veces superior en el transcurrir de los días. Todo este desequilibrio en cuanto a los precios de la mayoría de los productos alimenticios, afecta sustancialmente el poder adquisitivo del venezolano.

Algunos consumidores señalaron que el salario mínimo decretado por el ejecutivo nacional se ha quedado atrás antes la acelerada inflación, que no tiene competidor y afecta a todos por igual. Este fenómeno económico golpea duramente la economía familiar, desmejorando la calidad de vida de las personas en Venezuela.

Consumidores indican que este fenómeno se debe a la deficiencia en el abastecimiento de los diferentes artículos que integran cesta alimentaria, esta deficiencia los obliga a buscar otras alternativas alimentarias, entre ellas verduras y hortalizas, que debido a la alta demanda incrementan su valor.

Asimismo destacaron que los 33.636,15 bolívares de salario devengado por un trabador son insuficientes ante la creciente inflación, que minimiza el acceso a los alimentos, “hemos desmejorado la calidad de la alimentación y se ha reducido la dieta diaria a que estábamos acostumbrado” indicaron consumidores en Sotillo.

 

Loading...