Comunidad de los caños del Delta | Tanetanae.com.

Residentes del Bajo Delta, zona selvática del Delta del Orinoco, denuncian la presencia de presuntos grupos armados que utilizan los caños de la parroquia Manuel Renaud, y Santos de Abelgas, en el municipio Antonio Díaz, como corredores viales hacia rutas internacionales como Trinidad y Guyana, a través del Esequibo venezolano.

Desde hace 15 años, las actividades ilícitas están ocurriendo, sin embargo, en los últimos tiempos, se han intensificado y variado, como lo advierten los mismos vecinos, quienes no se identifican al dar declaraciones por temor a ser atacados directamente por las bandas bélicas.

En la década de los 90, era común ver lanchas muy veloces con motores fuera de borda de alto caballaje, surcando las aguas de los caños más importantes, pero ahora han mutado, lo han hecho al punto de usar peritos de la zona para hacerse “invisibles”, usando los pequeños caños que se parecen a una red con puntos de encuentros secretos.

La poca presencia militar facilita las actividades, aunque también es cuestionada las actuaciones de estas fuerzas de seguridad, cuando en ocasiones visitan los caños.

Red de prostitución, contrabando de armas, de sustancias psicotrópicas, contrabando de la fauna silvestre, y desvió de productos como el ocumo y el plátano, han fortalecido un flujo de actividades ilícitas que para algunos, representa un escape a la grave coyuntura política y económica de Venezuela.

La última modalidad de las presuntas organizaciones criminales, es la compra de canucos familiares ubicados en caños pequeños, no para la producción, sino para garantizar la no presencia de personas en sus rutas de navegación.

La geografía del Bajo Delta, lo comprende caños que no pasan de tres metros con una extensión importante y convergente con otra centena de caminos similares,  que se convierten en vías de escapes fáciles y necesarios para quienes desarrollan actividades ilegales.

Loading...
Compartir