IMAGEN DE REFERENCIA / Foto: archivo.

El mal estado de las calles, la falta de alumbrado público y la inseguridad son los problemas que ahora afrontan los vecinos de la urbanización Vargas, la comunidad  que se levantó luego de la recordada “tragedia de Vargas”.

Apenas dos calles principales de acceso forman parte el pequeño sector, a orillas del caño Manamo, al sur de Tucupita.

Sus vecinos denuncian el mal estado en que se encuentran las calles del sector. Cuando llueve se forman enormes charcos, que impide que las personas salgan de sus casas.

En medio de esta realidad también denuncian que su urbanización aguarda a oscuras al caer la noche.

“Quiero hacerle un llamado a los entes gubernamentales, para que vaya y corroboren lo que estoy diciendo”, sostuvo el afectado.

Ante la oscuridad,  personas desconocidas recorren el sector en motocicletas y autos en altas horas de la noche, causando temor entre las familias.

El vecino reveló que, anteriormente durante los meses de mayo, junio y julio, también estuvieron bajo ataques delictivos. Los patrullajes policiales no existen, lamentan.

Loading...
Compartir