Acta médica luego de el niño resultó herido | Tanetanae.com.

Jesús Coll, un vecino de El Palomar, Tucupita, denuncia que la señora Gregoria González agredió a un niño con una mandarria, cuando esta intentaba derribar una puerta que ella asegura es de su propiedad.

González habría invadido esta vivienda, pero le invirtió “algunos arreglos” y se marchó a Barquisimeto, estado Lara, pero dejó la casa bajo alquiler.

Esta edificación fue desalojada por quienes la alquilaban, y fue así como permaneció deshabitada durante un indeterminado tiempo, hasta que una familia de indígenas decidieron ocuparla.

Ahora existe una pugna por la casa. La que asegura ser su dueña ha regresado dispuesta a sacar a los aborígenes y estos se niegan.

Ambas partes han acudido a las instancias legales, pero todo apunta a que la balanza favorece a la deltana que dejó la casa hace 20 años, según las afirmaciones de Coll.

Unas 15 familias ocuparon la casa en esos 20 años.

Gregoria González tendría una gran influencia entre las instancias legales. “Le están moviendo todo adentro”, dice Jesús Coll.

La Guardia Nacional a través de su componente, Desur, también estaría de parte de quien reclama su supuesta casa. Para ello, los uniformados habrían actuado violando sus normativas de abordaje.

Escucha al denunciante.

Loading...
Compartir