Imágenes viralizadas en las redes sociales muestran un numeroso grupo de personas a bordo de una embarcación fluvial, con destino a Tucupita.

De acuerdo con una versión, hubo el intento de contenerlas, sin embargo, abordaron el lanchón en espera de ser trasladadas a la capital del estado. Se les exigió para traerlas, contar con chalecos salvavidas, en previsión de cualquier incidente que pudiera ocurrir.

Ante la escasez de transporte público y privado, las limitantes para conseguir combustible y el alto costo de los pasajes cuando alguien ofrece sus servicios, aprovechan oportunidades de este tipo.

Semanas atrás unos 50 indígenas waraos, procedentes del municipio Pedernales, viajaron a Tucupita por sus propios medios, asentándose en el paseo malecón Manamo, negándose a retornar.

Según manifiestan, las dificultades que confrontan los han obligado a salir de sus comunidades en procura sobretodo de alimento.

Situación compleja la de un municipio que se ha visto afectado por los contratiempos sufridos por la industria petrolera, principal proveedora de electricidad, la escasa comunicación derivada de los problemas confrontados por las operadoras telefónicas y los atrasos en la entrega del Clap en el país.

Loading...