Foto: archivo.

Betzaida Palacios, una mujer indígena de la comunidad Los Guires del municipio Tucupita, denunció a través de Radio Fe y Alegría, que un  ganadero de nombre, Delmis Figueredo, mantiene una persecución contra su familia para así obligarlos a salir de un terreno que corresponde a los originarios, asegura la fémina.

Según Palacios, en una nueva acción que busca que la familia de aborígenes se canse, el señor Figueredo  permitió que su ganado penetrara terreno ajeno, destruyendo así una vez más, los sembradíos.

Cuando varios integrantes de los waraos afectados intentaron arrear a los animales fuera de sus espacios de tierra, el terrateniente les acusó de haber “retenido” sus semovientes.

Se trata de una disputa que lleva 11 años. Los indígenas que se sienten vulnerados consideran que hasta la justicia está en su contra, pues funcionarios de la fiscalía del Ministerio Público se habrían mostrado apáticos; solo les instaría a “hablar con el señor”, sin embargo, esta propuesta parece haberse agotado, porque la mujer que denuncia revela que el ganadero habría querido asesinarla en varias oportunidades, como cuando fue atacada por la hija del ciudadano Figueredo con un mandador.

Pero los waraos dicen mantener la firme convicción de resistencia. “Nada ni nadie nos va a sacar de nuestra tierra”, dijo en warao Betzaida Palacios.

Loading...
Compartir