No hay mejor desprecio que no dar aprecio, dice el refrán, y en parte tiene razón. En el marco de la presentación del Plan de Desarrollo Nacional, lanzado por el presidente Maduro en horas de la tarde de este lunes en cadena nacional pudimos constatarlo.

A medida que la gobernadora de Monagas, la deltana Yelitza Santaella exponía, la otra gobernadora deltana, la mandataria del estado Delta Amacuro, Lizeta Hernández, se entretenía viendo presumiblemente el teléfono.

Hernández fue “ponchada” por la cámara, diríase que adrede mostrándola ensimismada en su celular. Momentos después tuvo su minuto de gloria cuando fue elogiada por el presidente Maduro, al igual que Loa.

El caso es que tendrán que conversar nuevamente tomando en cuenta que ahora forman parte del eje Caribe Sur Sur, idea original del comandante Chávez -así lo manifestó Santaella-, que enlazando los estados orientales, incluyendo Delta Amacuro, constituirá la punta de lanza de las exportaciones hacia las islas del Caribe comenzando por Trinidad. Este martes Lizeta estaría viajando a la vecina isla según anunció la pasada semana en cadena de radio.

La imagen no pasa de ser una anécdota, sin embargo, refleja fielmente la que probablemente constituya una realidad que habrá de agudizarse en los venideros tiempos cuando Yelitza encuentre una vía expedita para adentrarse nuevamente en el Delta y Lizeta levante una fresca empalizada para contener su avance.

Lo otro es que hagan las paces, algo tan deseable como lejano.

 

 

Loading...