Covid-19 y nuevo orden mundial (parte final)

Dr. Eduardo Sotillo | Desde mi Templo

Fue genéticamente diseñado para exterminar a la humanidad. Su liberación puede haber ocurrido en un momento no totalmemte planificado, pero la intención siempre ha sido elaborar un arma de acción letal que desencadenaría un colapso económico y la esclavitud global que permitiría entonces el asesinato masivo de seres humanos obedientes por parte de los globalistas infestados de demonios que desprecian la forma humana.

Aquéllos globalistas con mentalidad de despoblación, por supuesto, están trabajando en una inyección eutanásica que matará a las masas. Ellos van a etiquetar aquélla inyección de muerte como VACUNA, a fin de convencer a miles de millones de personas para que consientan obedientemente ser inyectadas. El propio Sr. Despoblación = Bill Gates está furiosamente financiando fábricas de inyecciones de muerte, BIO-ARMAS que serán capaces de producir en serie inyecciones letales por miles de millones durante los próximos 2 a 3 años.

Esta vez el rebaño se formará en filas y pedirá ser asesinado, evitando todo el complicado asunto de una resistencia organizada que les ahorre malgastar balas, bombas, aviones, tanques, submarinos y misiles. Sólo fosas comunes silenciosamente llenadas con gente del rebaño médicamente «eutanasiados» que les pidió «inmunización» a sus captores pero le dieron, en cambio, LA MUERTE.

La guerra por la libertad humana ya ha sido luchada y perdida. La humanidad ya ha demostrado ser una raza esclava de seguidores obedientes, una especie de «culto de muerte cósmica» de formas de vida de bajo nivel que pusieron hace mucho cualquier valor de redención en los gigantes de la tecnología. Este momento, al borde del precipicio, fue preparado en el curso de los siglos y hoy es una realidad que no permite que ningún sueño de conciencia, creatividad o grandeza prospere en la sociedad humana.

La persona promedio sólo quiere estar cómoda, mimada y que se le diga qué decir, cómo sentir y qué pensar. Para ello se diseñaron máquinas como Google que controlan la realidad de ellos, desconectándolos del conocimiento humano y convirtiéndolos en formas de vida programables, una especie de hibridos. La persona promedio tecno-conectada que vive hoy es cognoscitivamente retardada, pero existe bajo el auto-engaño de que ellos son singularmente brillantes.

Sin embargo, ellos no expresan ningún pensamiento que no haya sido implantado en sus conciencias por Google, Facebook, Twitter, Youtube o Instagram, empresas todas las cuales son propiedad y dirigidas por los judíos, antihumanos, que perciben a la gente como una repugnante basura biológica a ser desechada en la más temprana oportunidad.

Tuvieron años intentando convencer a la humanidad de cometer suicidio mediante vacunas, finalmente han encontrado el vehículo ideal para superar cualquier resistencia, el COVID-19. Gracias a esta BACTERIA el rebaño/ganado del mundo hará filas obedientemente por miles de millones para ser nasalmente manipulados, mapeados en su ADN, médicamente pinchados y tranquilamente inyectados con sustancias mortíferas.

Cualquier cosa es aceptable mientras se diga que es una vacuna, ya que de todos modos nadie se molesta en leer los ingredientes de ellas. Aquéllos mayores de 60 años serán animados a firmar órdenes de no resucitación antes de las inyecciones, de modo que cuando ellos comiencen a expirar, ningún recurso médico será destinado al cuido de ellos.

La gente mayor agónica será simplemente colocada en cuartos de eutanasia hasta que expiren de hambre o deshidratación. La vacuna no te matará enseguida, por supuesto. Eso sería demasiado obvio y podría disuadir a la gente de recibirla a medida que se difunda la noticia sobre las víctimas. Más bien será la otra mitad de un arma binaria la que te matará una vez que liberen la siguiente diseñada mutación del coronavirus, o algún otro agente similar infeccioso. De esa manera, por las muertes de masas se podrá culpar a la madre naturaleza, ya que los medios de comunicación, acuartelados en sus conciencias y lacayos, convencerán a la mayor parte de las personas de que cada arma biológica genéticamente diseñada fue realmente el resultado de una orgía espontánea entre un murciélago y un cachicamo. Ese es el genio malvado de los judíos y las bio-armas: siempre se puede culpar a la naturaleza, no a los malignos demonios con forma humana que las fabrican en primer lugar, los judíos científicos de la muerte.

Cuando Bill Gates anuncie la disponibilidad de vacunas gratuítas contra el Covid19 el rebaño humano se alineará por miles de millones, pidiendo ser inyectados e implantados con la tecnología de la marca de la bestia para que ellos puedan tener el privilegio de usar el sistema de transacción cripto-monetario global que sustituirá a los colapsados dólares.

Aun con todo lo que os he mostrado, la maldad en blanco y negro de los judíos, no me doy por vencido y abrigo la esperanza de que la humanidad haga brotar de su conciencia profunda algún sentido de supervivencia para hacer un llamado mundial de arrestar, procesar y ejecutar a cada colaborador de la ciencia de la muerte en el planeta. Consciente estoy, de que me tendréis por loco, por lo que os he contado, que será un honor para mi puesto que estoy repitiendo lo que una vez hizo NOE, sí el de la Biblia y el diluvio, y nadie le paró bolas; pero igual, insisto: VA A LLOVER. Se observan nubes negras besando el horizonte, y las primeras gotas rasguñan los ventanales. Buen provecho.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta