Autobuses en el miniterminal de Tucupita / archivo de Tanetanae.com.

El transporte público, cuya mayoría de los autos pertenece al sector privado, se ha vuelto a ver afectado por la coyuntura de combustible, en Tucupita, advierten los transportistas.

Si bien, la ciudad había atravesado por días de fluidez vehicular a las afueras de las estaciones de servicio, el pasado viernes la espera de los transportistas se prolongó por varias horas, en los surtidores.

Esta coyuntura está dejando sin transporte a una gran cantidad de usuarios, quienes han tenido que regresar a los autos improvisados para el traslado de personas, que llaman “perreras”.

El miniterminal de Tucupita volvió  a abarrotarse de pasajeros al caer la noche del pasado viernes 16 de agosto.

La gobernadora Lizeta Hernández ha mostrado estar consciente acerca de esta coyuntura y ha retornado a los surtidores para intentar hacer seguimiento.

Pero varios choferes consultados han asegurado que el problema está de regreso,  y con él, las personas que buscan sacarle provecho a la crisis.

“Me ofertan gasolina por dólares”, dijo un chofer, pero todos los demás presentes admitieron haber recibido una propuesta de esta naturaleza.

Varios transportistas y pasajeros se vieron afectados por la carencia de combustible la tarde del viernes 16 de agosto, porque el surtidor La Salida permaneció sin carburante suficiente, llegada la tarde noche.

Los pocos autobuses que lograron abastecerse de combustible, apenas se surtieron con  60 litros.

Loading...
Compartir