Foto: archivo web.

Sobrevivir a diario y reunir para el pan del día parece ser el slogan de quienes se dedican al comercio formal o informal en Tucupita, capital del estado Delta Amacuro.

Ambos sectores tienen una misma realidad, la inflación, la inestabilidad de los precios, el pago de personal y porcentaje limitado de ganancias. Todas estas trabas los obliga a sobrellevar una carga que tal vez terminará por desaparecer a más emprendedores.

Los vendedores de helados han visto que cada semana aumenta el precio al mayor de los popeyos. Ha pasado a valer  7.500 bolívares cada bolsa, lo que obliga a los expendedores venderlo por unidad a 500 bolívares la presentación pequeña.

La ganancia por bolsa de este tipo de producto alcanza como máximo 4.000 bolívares y cada trabajador puede vender hasta 4 empaques, por lo que su ganancia tope es de 16.000 Bs al día, cantidad que no le alcanza ni para un kilo de azúcar.

Los reposteros

Los reposteros también deben lidiar con la variación constante de los precios de los insumos como el azúcar, que para mediados de octubre tenía un importe de 23.000 bolívares, mientras que el cartón de huevos a 40.000 Bs.

El relleno de la torta (chocolate o arequipe), tiende a aumentar siempre, por su parte el valor económico de medio kilo de mantequilla puede encontrarse en 7 mil bolívares. La leche en 60.000, todo sin considerar gastos de decoración.

Por su parte el sector formal, aquella de debe cubrir gastos de patente, pago de impuestos, pago de personal, inversión y reinversión teme que llegará el momento de cerrar.

La inversión promedio de un empresario que tiene 3 trabajadores debe ser mayor a 10 millones de bolívares al mes para poder cubrir demandas laborales y un margen de ganancia justo que alcance para cubrir las necesidades del comerciante y su familia.

Loading...
Compartir