Cuentos del exilio: “El Conde” preguntó en refugio de Perú por deltano Juan Nazarián

Jesús “Verón-El Doble K” Baeza llegó recientemente de Ecuador.

En éxodo voluntario, en virtud de la crisis venezolana, atravesó Colombia, anduvo por Perú y terminó en la patria de Manuela Sáenz, “La Libertadora del Libertador”, y del volcán Chimborazo, cargado de reminiscencias históricas para nosotros.

En este país se dedicó a la venta de refresco en la calle. Ganando un pequeño porcentaje, le fue bien.

Estando en un refugio para venezolanos en la ciudad de Lima, capital peruana, recibieron la visita de “El Conde del Guácharo”.

El más popular de los humoristas venezolanos llevó paquetes del producto “Er Conde”, cuya línea principal son las mezclas para lácteos, que nutren las bebidas y avivan el sabor.

Nuestro “Kaki”, como cariñosamente se le conoce, tuvo la ocurrencia de acercarse al cómico y pedirle una fotografía en común.

El Conde accedió y luego de retratarse le envío saludos al empresario armenio-deltano Juan Nazarián.

El contratista de origen caucásico, posiblemente poseedor de la mayor acumulación de capital en su estado de adopción, se hizo conocido nacionalmente por el secuestro que padeciera uno de sus hijos en el estado Miranda años atrás, donde realizaban una obra.

Por fortuna, el joven fue rescatado ileso, demostrándose la conexión entre la señora que fungía de ama de llaves y la banda criminal que ejecutó el delito, lo que propició la detención de varias personas.

El músico deltano –“Kaki” es autodidacta, posee un CD con una decena de producciones originales de música urbana-, quedó en hacerlo cuando regresara.

Hace una semana volvió y quiso cumplirle a “El Conde” de la manera más elocuente que pudo ocurrírsele, a través de Tane tanae.

“Kaki” acató la encomienda en forma pública y notoria, garantizando que lo supieran Benjamín Rausseo y Juan Nazarián.

Misión cumplida.

 

 

Compartir contenido