Una farmacia en el centro de Tucupita. IMAGEN ILUSTRATIVA. / Tanetanae.com.

Estar “en tres y dos” en Venezuela, refiere a una analogía que involucra al beisbol, cuando un bateador ya ha arribado a las tres bolas y dos strikes, un momento de tensión y decisivo.

Algunos deltanos han tenido que sacrificar la compra de alimentos, para lograr adquirir uno o dos medicamentos en las  farmacias de Tucupita. Los centros públicos de salud carecen de medicinas.

Los altos precios de los medicamentos en los diferentes locales, obligan a los deltanos a tener que dejar de comprar comida, para adquirir los fármacos. Otros recurren a las medicinas naturales.

Gabriela Rojas es una de las que padece de la realidad venezolana, y cuando de la salud se trata, ella sabe priorizar. No compró comida para adquirir tres tratamientos médicos para para tratarse una celulitis que tiene en su pie izquierdo. Gastó 2 millones 190 mil Bs.

“Primero que todo la salud ante todo”, dijo Gabriela.

Rojas reveló que tiene seis meses padeciendo de celulitis en su pie izquierdo, con el pasar del tiempo se le ha complicado más. Para tratar esta enfermedad, ella compró  cefalexina, fluconazol y cefadroxilo.

Con el dinero que gastó en estos fármacos, pudo haber comprado “lo básico” de comida.

“Un kilito de carne, un poquito de aliño y por lo menos medio cartón de huevos, creo que me podría haber alcanzado para eso”.

Mientras tanto, otros deltanos consultados aseguraron que, han tenido que recurrir a las medicinas naturales porque, con lo que perciben de dinero, no logran adquirir los fármacos en Tucupita.

“Un blíster de metformina de diez pastillas está costando 1.800 mil Bs, y un losartán para la hipertensión arterial está en ese mismo precio”, aseguró un adulto mayor.

Loading...
Compartir