Foto referencial | Cortesía Web

Dubraska Ramírez de 30 años, recibió un disparo en la cabeza sobre las 5 pm de este sábado, en las inmediaciones de calle Pativilca.

El proyectil penetró su rostro bajo el ojo derecho saliendo por la parte posterior de la cabeza.

Técnicamente, el plomo agujereó el hueso cigomático desplazándose hasta atravesar el occipital. Así reposa en las notas médicas.

Se presume que Ramírez ofreció resistencia a unos sujetos que pretendían despojarla de sus pertenencias. El hecho se produjo en diagonal al hotel Residencial. Habría sido abordada por sorpresa y forcejeo con el resultado ya conocido.

Oriunda de Apure, llegó recientemente de Trinidad alojándose en la residencia San Cristóbal, en la calle de igual nombre, mejor conocida como el hotel de Lita, hacia donde se dirigía.

“Mi hermana es muy fregada, no le gusta que se metan con lo suyo ni le agarren sus cosas, es posible que se haya resistido”, nos comentó un joven que hace tres días arribó de Apure con la intención de visitarla.

“Le gustó Tucupita y me habló de la posibilidad de quedarse aquí, de hecho, quería buscar una casa para establecerse”, expresó el familiar.

A la emergencia del hospital Dr. Luis Razetti ingresó cerca de las 5:30 pm, siendo estabilizada y preparada para un traslado urgente.

En esta segunda parte de su viacrucis, el hermano y otros tres familiares acompañados por representantes del hotel de Lita, se vieron obligados a buscar una batería de carro debido a que la ambulancia de los bomberos carece de la misma, y el único vehículo disponible en el 171 tiene varios cauchos en malas condiciones, empleándose únicamente para traslados internos.

Compungido y en estado de shock, superado todavía por la conmoción, el hermano expresó que ponía su vida en manos de Dios.

Desde esta humilde tribuna le deseamos con fervor una rápida recuperación. Dubraska, con base en los testimonios que pudimos recoger, es una mujer aguerrida, de mucho temple, que logrará sobreponerse.

Que así sea.

Loading...