Centro de Retención y Resguardo Guasina

Mediante un audaz golpe de estado fue depuesto parte del alto mando o “carro” del Centro de Retención y Resguardo Guasina, que es como se denomina en el argot carcelario al grupo de reos que ejerce la conducción al interior del penal.

El hasta este miércoles pran o líder positivo –denominación al uso por el gobierno nacional- José Manuel Wagner Berra, apodado “El Feo”, habría sido sorprendido sobre las 3 am en su celda por parte de varios de sus compañeros del “carro”.

Minutos antes, valiéndose de su autoridad “los golpistas” fueron desarmando a los gariteros o “luceros”, custodios del grupo dominante, hasta reducir a Wagner Berra y sus lugartenientes: Antonio José Figuera Rincones, apodado “El Pollito”, Edgardo Daniel Sarabia Forero, y Julián Figuera, apodado “El Julián”.

En la acción, algunos de los que apoyaban al “Feo” se unieron al otro grupo quedando consumado el cambio de autoridad. Los alzados se quejaban de algunas situaciones que consideraban hacia difícil la convivencia en el recinto.

La Policía del estado Delta Amacuro (PEDA), al mando del Oficial Jefe Venancio González, intervino para garantizar la seguridad de los sometidos trasladándolos a la sede de la Comandancia de Policía en calle Amacuro.

Se mencionan los nombres de Jimmy Quijada y alias “El Búho” como posibles sucesores, mientras se espera conocer cuál será el destino de las cuatro personas recluidas en la Comandancia, asomándose la posibilidad de que sean trasladados a una cárcel fuera del estado, algo con lo que están en desacuerdo sus familiares.

Existe cierto temor entre los tucupitenses por considerar que podría desatarse una sangrienta guerra entre las facciones que apoyan a ambos grupos, el que quedó al mando del Reten y el que se encuentra en la Comandancia de Policía, situación que no escapa a la consideración de los funcionarios de seguridad del estado.

De momento reina la paz y parece haber culminado una acción audaz que volteó el “carro” en el retén tucupitense.

 

 

Loading...
Compartir