I

Daniel Petit es uno de los más próximos a ordenarse en el Delta.

Oriundo del estado Lara, parece haber sido sacerdote toda la vida.

Es difícil imaginarlo haciendo otra cosa, los hábitos son su vocación, profesión y razón de ser.

Estableciendo un paralelo con un conocido filosofo, casi que puede decir “pienso en Dios y luego existo”.

Como es natural, quiere compartir su vocación, la desea expandida y multiplicada como el pan y el vino del Señor; verla crecer como la pira –planta que depura y oxigena- en cualquier rincón, por pequeño y esquivo que sea.

Es su afán del día a día, y su infinita Fe lo acompaña.

II

1.- ¿Cuales son los pasos a seguir para ingresar al seminario?

DP: Para ingresar al seminario, para ser sacerdote, primero debemos tener en nuestro corazón ese llamado de Dios, estar involucrados, por supuesto, en las actividades parroquiales, hablar con tu párroco, tu acompañante, y en efecto hablar con tu obispo directamente.

Debes tener esa inquietud ardiendo en tu corazón, el deseo de entregar tu vida al servicio de la comunidad, al servicio de tus hermanos. Dios sigue llamando a todos, al servicio, al sacerdocio y también, no necesariamente al sacerdocio, sino a la vida laical, misionera, a la vida de trabajo en la comunidad, entonces, Dios nos llama a cualquier rama que se nos vaya presentando, en cualquier servicio.

2.- ¿Cómo definirías la vocación sacerdotal?

DP: Específicamente el sacerdocio es algo muy importante, son circunstancias de vida en las que Dios va a tocar tu corazón y tú tienes que dar una respuesta. Esa respuesta la tenemos que ir buscando, ir profundizando mucho más en la palabra de Dios, en la oración, en la escucha de la palabra de Dios, en los servicios, en ver al Señor reflejado en nuestros hermanos -Dios nos habla también a través de nuestros hermanos-.

En sentido práctico, comunícate con tu párroco, con tu obispo y/o con nosotros los seminaristas que estamos aquí en el Delta, pues, tratándose de una inquietud vocacional, podemos acompañarte en ese camino.

3.- ¿Cuales son los requisitos?

DP: Los requisitos más importantes son: ser mayor de edad, haber culminado el  bachillerato, o puede ser dentro de ese caminar, que ya sean profesionales, también son bienvenidos, no hay ningún problema, ahora bien, lo importante es ser bachiller y tener esa disposición.

4.- ¿Se puede cursar estudios sacerdotales a cualquier edad?

DP: El Señor llama a cualquier persona, sea la edad que tenga, a ofrecer su servicio; a nivel del sacerdocio, Dios nos sigue llamando pues a la entrega.

En mi caso particular, yo creo que esta llamada que Dios me hizo, me brindo la posibilidad de poner al servicio de mis hermanos las cualidades que yo pueda tener, sobre todo en esa espiritualidad que me caracteriza como cristiano, como bautizado, aplicándome al trabajo constante por las personas, por la comunidad.

El sacerdocio es disposición plena, ese compromiso que yo debo asumir conmigo mismo, es una responsabilidad, no es una carrera sino que es una entrega total al servicio de tus hermanos, de tu comunidad.

5.- Un mensaje para los jóvenes que se sientan inclinados al sacerdocio.

DP: Joven, Cristo te llama, Cristo vive hoy en ti, Cristo te sigue llamando a entregar tu vida al servicio de tu comunidad, al servicio de tus hermanos.

Dios sigue llamando, sigue tocando los corazones de cada uno de nosotros, ven, pregunta, acércate. Dios nos sigue llamando de  cualquier manera, acércate, no tengas miedo a la Voz de Dios.

Dios llama a cualquiera, a cualquier persona para que tú puedas encontrarte con nuestros hermanos, ser un Cristo en medio de nuestras comunidades, ser un Cristo en medio de nuestros pesares y alegrías.

 

Loading...