Habrá que ir comenzando a llamarlo “el adulto mimado”, ya que sus logros al frente de la disciplina deportiva más popular del país, son difíciles de igualar, dignos de una persona con mucha madurez.

Este 2019 ha sido extraordinario para el fútbol de salón deltano, al punto que, posiblemente se ubique entre los tres primeros del ranking federativo.

Con cuatro torneos nacionales en calidad de campeones y la descollante actuación de la divisa azulona Delta te Quiero, en las ligas amateur y profesional de la disciplina, la tierra del agua y cuna del warao, se proyecta como el estado con mayor fortaleza en el rectángulo chico.

En cada una de esas actuaciones, detrás, delante, al lado, como se la quiera ver, esta la mano del David “mata gigantes” o del David, que vence a los Goliat.

Con un previsible futuro en los ámbitos gerenciales del deporte, a nivel de estado y del país, se dedicará este miércoles 20 a compartir un año más con sus seres queridos, con la absoluta convicción de que puede hacerlo con entera libertad, ya que la tarea se cumplió y únicamente falta recoger la cosecha.

El otrora “niño mimado” ya es adulto, superó la treintena, se consagró como directivo regional, puso la primera piedra para abordar otros ámbitos más encumbrados, y continua cimentado su imagen de uno de los gerentes deportivos más exitosos que haya conocido el Delta.

¿Qué más se le puede pedir a la vida?

Loading...