De aquellos bolivianos que vinieron en cascada, en grupos de 20 o 30 personas, bajo la figura del convenio ALBA a estudiar en el Delta, queda uno solo: Froilán Aguilar.

Ya no tiene paisanos, ahora tiene hermanos, de camaradería y afecto, en la patria del Libertador de América, cuya espada liberó también Bolivia. Única nación que lleva su nombre.

Estudió agrotecnia y a punto esta de culminar Comunicación Social en la UBV.

Si algún día se va, dejará huella, su página “Código Rojo”, hija indiscutible, sangre de su sangre, con su ADN al 100%, es tan o más popular que él.

A la vuelta de 200 años, cuando hayamos vuelto a las entrañas de la tierra, si la América se une en una sola nación como soñó Bolívar, alguien recordara en alguna huella virtual que por aquí, entre jotaraos y waraos, estuvo Froilán.

 

 

Loading...