De docente a trabajadora doméstica “con tal de comer”

María Ribas, una deltana que vivía en el centro de Tucupita, abandonó su trabajo como docente temporalmente y arribó a Ciudad Bolívar el pasado lunes para dedicarse a trabajar como doméstica. Lo ha hecho “con tal de comer”.

Ribas decidió dejar a un lado su trabajo como maestra solo para irse a trabajar a Ciudad Bolívar en casa de familia, ella asegura que se debe a lo poco que gana un trabajador por el Ministerio de Educación.

La ciudadana gana 1 millón 600 mil Bs quincenal,  una cantidad que solo le alcanza para un kg de azúcar.

María, de 26 años de edad, no tiene hijos ni esposo. Tomó la decisión de marcharse a Ciudad Bolívar para trabajar en casa de familia donde asegura tendrá un mejor pago, que le permitirá ayudar a sus envejecidos padres.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta