De las redes y la vocería política, a la denuncia de un pedernaleño

José Rodríguez, un vecino que tiene familia en el municipio Pedernales, al norte del estado Delta Amacuro, confirmó que la localidad padece de carencias generalizadas, entre lo que les preocupa, falta de comida y energía eléctrica. Aunque también están sin señal telefónica ni agua.

De acuerdo con Rodríguez, los habitantes del municipio Pedernales han estado escapando de la crisis arribando a la ciudad  de Tucupita, en canoas. El pasado domingo han  corrido con la suerte de poder abordar una gabarra.

Los únicos alimentos que arriban a la localidad pertenecen a los del Clap. La mayoría no ha podido pagar esta comida porque no hay dinero en efectivo, ni señal telefónica para transferir o realizar el pago móvil.

“Desde la fundación de Pedernales no contamos con el agua potable. Todos hemos tenido de bañarnos y lavar con agua salada. Y la petrolera cavó un pozo para agua dulce, pero la bomba está dañada, no hay, luz y  pare usted de contar”.

No cuenta con medicinas y desde hace un año y tres meses, están sin luz. Pedernales es una de las comunidades más abandonadas del Delta.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta