Foto: cortesía.

Regresamos al Delta con nuestras jornadas especiales de sopas y arepas para beneficiar a las comunidades más necesitadas, porque no solo nos distingue la política, sino también la solidaridad, hermandad, el ser amigos y hermanos de los deltanos. Si un vecino necesita un remedio, vamos y lo ayudamos para que lo consiga, porque así es nuestro equipo de Enamórate del Delta y así es la plataforma electoral Venezuela Unida.

Los Deltanos y toda Venezuela quieren cambiar, pero quieren un cambio sin violencia, sin agresiones, con propósitos, con planes y proyectos que beneficien a la población.

Lo primero que vamos a proponer ante la nueva Asamblea Nacional será una Ley de Inversión Social para el Delta, la cual no será el presupuesto de la gobernación o el de las alcaldías, sino que será una Ley nueva, programa y presupuestaria. Esta Ley vendrá respaldada por una consulta, porque no le vamos a imponer al pueblo del Delta cuáles son las obras que deben hacerse, sino que vamos a consultarles a todos los sectores que hacen vida en la entidad, cómo por ejemplo: los transportistas, comerciantes, empresarios, a los consejos comunales y a toda la sociedad deltana, cuáles son sus prioridades.

No vamos a imponer nada, sino que consultaremos a todo el pueblo y serán ellos los que decidan en qué desean invertir los recursos adicionales de acuerdo a sus necesidades.Con la consulta se determinarán cuáles son las necesidades del pueblo y en especial la de los sectores más distantes y los que menos tienen, a quienes se les dará prioridad.

Otra de las cosas que tenemos pensado hacer el próximo año, es reunirnos con empresarios de Caracas y enamorarlos del Delta para que vengan e inviertan en nuestra entidad y así ampliar el ingreso del estado y ofertas de empleo en Delta Amacuro.

Puerta que tocamos, puerta donde nos reciben con respeto y amistad. Ha cedido el odio que difundían algunos sectores y ya la gente piensa en la hermandad y en buscar soluciones a sus problemas. Cada día la participación crece y hay más voluntad en la población de querer participar en la contienda electoral, por lo que se espera que sea similar a la de las elecciones parlamentarias anteriores.

Hay que juramentar el próximo 5 de enero una nueva Asamblea Nacional como lo establece la Constitución, porque si no hay reglas, si no seguimos las leyes, no hay manera de regular y garantizar la paz y la reconciliación nacional. El odio tarde o temprano será derrotado, es por eso que el próximo 6 de diciembre el pueblo escoge un nuevo Parlamento más equilibrado y más plural. Muchos se sorprenderán por la participación masiva que habrá ese día.

Loading...
Compartir