En Delta Amacuro exigen justicia para los waraos asesinados por la policía del estado

“Que tristeza Dios mío, por los dos jóvenes de Janokosebe fallecidos cuando los cuerpos de seguridad abrieron fuego a un grupo de criollos e indígenas waraos”, comenta el sacerdote Zacarias Kariuki.

La sociedad civil del estado Delta Amacuro se pronuncia en rechazo y repudio a la muerte de los dos jóvenes waraos José Gregorio Moraleda de 21 años y Jonás José Alcántara de 19 años de edad, asesinados por la espalda cuando huían de la represión policial en protesta por falta de comida.

El hecho ocurrido el día 22 de septiembre, ha despertado el rechazo y el repudio de las organizaciones civiles de la zona, “el vil asesinato cometido contra dos jóvenes de la etnia warao por parte de los organismos de seguridad, no puede quedar impune y los responsables de tales asesinatos deben ser castigados”, sostiene Zoilo Sarabia, profesor universitario del Delta.

“El joven Moraleda que ha dejado una niña de seis meses, llegó a su casa del trabajo y fue a buscar a sus hermanitos que habían ido junto con otros habitantes de su comunidad a cerrar la vía en las cercanías del centro de acopio del Mercal. Los cuerpos de seguridad abrieron fuego y le alcanzó la bala”, sostiene el sacerdote Zacarias.

Además, Zoilo Sarabia asegura que hay responsabilidad por parte del comandante de la policía del estado ”al ordenar disolver una manifestación a punta de plomo y hoy, pretende tergiversar los hechos argumentando que, los disparos fueron realizados por funcionarios en legítima defensa, cuando uno de los jóvenes muertos recibió el disparo por la espalda, al huir de la balacera”.

Sarabia sostiene que los indígenas estaban en su justo reclamo a recibir una alimentación adecuada, “no es culpa de ellos, la situación a la que los tienen sometidos en sus viviendas para ser utilizados como bestias tras un bulto de pasto, cada vez que se avecina un proceso electoral utilizando bolsas de comida para golpear su estómago y su dignidad”.

“Estos crímenes cometidos contra estos dos jóvenes waraos, deben ser repudiados regional, nacional e internacionalmente, se cometió un vil atropello contra una de las etnias milenarias del planeta y debe haber castigo. Indios con hambre, disparen a matar”,  concluye Sarabia.

Para Jesús Jiménez, médico warao, fue una masacre ordenada y coordinada por policía y la Guardia Nacional “se alegraron al disparar, no hubo ningún enfrentamiento”, sostiene Jiménez.

Además Jiménez señala que “hay un silencio cómplice de las autoridades del estado y la dirigencia warao con poder, es un silencio que justifica la acción criminal de los funcionarios que actuaron en el hecho”.

El Observatorio de Derechos Indígenas Kapé Kapé se une a las voces que piden una investigación clara donde se establezcan los responsables de la muerte de estos 2 jóvenes para que reciban el castigo que impone la ley.

Por otra parte, defendemos también el derecho a la alimentación de los indígenas, un derecho que no puede ser condicionado bajo ningún pretexto político, social, ni de ninguna otra índole.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta