Foto: archivo.

Una mujer de 35 años de edad que vive en la calle Bolívar de Tucupita reveló a un  periodista de tanetanae.com  que pudo comer el pasado lunes gracias a un sueño erótico, en el que tuvo sexo con  un hombre que ella calificó como “galán”.

La fémina detalla entre risas que, tras el acto sexual, quedaron abrazados sobre la cama de sábanas blancas y su “amor temporal” le recomendó jugar el número 36 para la lotería de animalitos, que para este tipo apuesta representa a la culebra en Tucupita.

Fue lo que hizo quien en teoría tuvo sueños húmedos. Jugó la culebra para las 10 AM y corrió con la suerte de acertar, y aunque no fue casi nada lo que se ganó, 150 mil Bs, dijo que con eso pudo comer pan con un café.

En Venezuela parece estar mezclándose las emociones generadas por el cerebro humano, con el contexto económico que viven todos sus residentes. Y aunque no necesariamente prevalezcan los temas sexuales en las respuestas psicológicas, al menos 70 de cada 100 venezolanos sufren de depresión o ansiedad, tal como lo aseguraron en el Foro “Daño Psicosociales de la Violación de los derechos a la integridad personal, a la libertad personal y a las garantías personales“, llevado a  cabo más recientemente en la ciudad de Caracas, y que fue reseñado en la versión digital del medio Diario 2001.

En Tucupita hay más personas que ponen su alimentación diaria  en manos de la lotería de animalitos. Se puede ver más deltanos asomarse en este tipo de agencias o abarrotarlas… Y en medio de la esperanza y casi nula posibilidad de ganar, está entre las conversaciones la pregunta: ¿qué soñaste anoche?

Loading...
Compartir