Con infinita alegría Argenis y Leanner Naranjo nos comunicaron la dicha de todo radiodifusor: salir al aire.

Luego de un 2019 jugando banca, sin emitir ondas hertzianas, ha vuelto al ruedo radial.

La única emisora de marca, con un perfil de programación que no hace concesiones ni a modas, ni a la música comercial de la actualidad, hacía falta para brindarle mayor autenticidad al espectro sonoro.

Desde su trinchera de lucha, al fondo de la calle Pedernales del mercado municipal, esgrime su antena de altura intermedia para cubrir la ciudad y sus adyacencias.

La sede azul de Deltanisima, color que la caracteriza, en la segunda planta de la casa familiar de los Naranjo, vuelve ser una caja musical, y el pueblo entero lo celebra.

“Levántate y anda”, dijeron Argenis y Leanner, y Deltanisima anduvo una vez más.

 

 

Loading...