Unos niños waraos reciben clases académicas en un refugio de Brasil / Foto: cortesía.

Yovini Torres, un aborigen de la comunidad de Araguaimujo,  municipio Antonio Díaz del estado Delta Amacuro,  aseguró que los indígenas waraos que migraron hacia Brasil –por fortuna- no son blanco de xenofobia, ni algún otro tipo de discriminación.

Los indígenas que se encuentran en los diferentes refugios del vecino país, son beneficiados con alimentación y educación, otros prefieren salir de los albergues en busca de algún trabajo formal.

“Mira, aquí no es como en otros países, aquí no hay discriminación ni xenofobia, al menos no visiblemente, o radicales.  Nosotros recibimos apoyo de los brasileños”, manifestó el deltano.

Yovini Torres trabajaba como docente  en la comunidad de Mariusa de Tucupita fluvial, en Venezuela,  pero al igual que otros venezolanos, tuvo que dejar a un lado su trabajo, porque sus ingresos monetarios no le alcanzaban para sobrevivir a la crisis del país petrolero.

“Yo vine con unos amigos que conozco, tengo dos años aquí y trabajé como maestro en un refugio de Boa Vista por un año”, dijo el deltano este viernes 11 de octubre del 2019.

Actualmente, el deltano está a cargo del albergue “CSU Buenos Aires”, un refugio  que está ubicado en Teresina, capital del estado Piaui en Brasil. Un lugar donde están viviendo 20 familias waraos.

“Nosotros recibimos comida, hay gente que salen a buscar trabajo. Yo por mi parte estoy al frente de este abrigo, y mi trabajo como voluntariado es ayudar a que los indígenas tramiten sus documentos para que persistan aquí”, aclaró el señor Torres.

Al warao se le ha tildado de “flojos”, los han estigmatizado de esa manera, no obstante, se trata de una cultura que ha logrado sobrevivir a lo largo de la historia, y se ha adaptado a otras culturas, que han apuntado a juzgarlos. Actualmente este grupo étnico se organiza en Brasil, donde el Estado  ha demostrado respetar su propia autodeterminación, sin inyectarles dosis de politiquerías.

Loading...
Compartir