Foto de archivo web.

La escasez de comida en el estado delta Amacuro sigue agravándose. Los Clap no forman parte de la solución ante la carencia de comida en una Venezuela que no produce.

La mayoría de las familias deltanas presentan más desnutrición y la mayoría de estas han asegurado que no habían pasado por una crisis similar.

Una señora de la comunidad Yakariyene, reseñó que los días de hambre pareciera nunca acabar, más cuando los Clap se demoran en expender los productos.

La dama reveló que para poder “aguantar el hambre” bebían agua de coco en los días que no conseguían nada para comer, esto porque ya pasó la temporada de mangos, una de las frutas más adquiridas ante la falta de comida.

Las comunidades que tienen matas de cocos resuelven su día a día con su agüita.

 

Loading...
Compartir