Un joven revisa el grupo de Facebook, Ventas Tucupita el 22 de abril / Tanetanae.com.

De acuerdo con un seguimiento de impacto mediático que ha estado llevando a cabo Tanetanae.com durante la emergencia sanitaria por coronavirus en Tucupita, ha detectado una alta y peligrosa vulnerabilidad entre algunos deltanos, frente a las informaciones que se proyectan en este contexto de pandemia.

Desde hace dos semanas  se han generado cuatro ocasiones en las que las denominadas fake news han alarmado a gran parte de la sociedad civil. Los medios más involucrados para la difusión masiva de noticias falsas, han sido- primeramente- WhatsApp y secundado por Facebook.

La primera noticia falsa que se registró hace tres semanas, fue sobre el hallazgo de una cura para el coronavirus, que implicaba la infusión de té de limón con aspirinas. De acuerdo con el post viralizado por una gran cantidad de deltanos, esta receta fue aplicada en Italia, luego de romper la cuarentena. La fake news añade además que la Covid-19 no es una enfermedad generada por un virus, sino por una bacteria. Sobre estas afirmaciones, Tanetanae.com no halló ninguna fuente que hubiere hecho estas aseveraciones. No se encontró otro medio de comunicación de renombre que sostuviera esta hipótesis. No existe registro científico que hable sobre este tema en concreto y tal médico al que mencionan en el post, no posee datos de su profesión en la base de datos en la web.

La segunda noticia falsa fue la cadena de WhatsApp donde una información de origen totalmente desconocida afirmaba que «el internet se iba de Venezuela». Este post tampoco tuvo una fuente oficial, no tuvo un enlace de respaldo de algún medio de comunicación responsable y serio, y no se encontró registro al respecto en la web. La cadena mencionaba al medio Caraota Digital, no obstante, esta casa editorial desmintió la versión y aclaró que todos sus informes van respaldados por un enlace.

La tercera, una cadena de WhatsApp donde informaban sobre las restricciones para circular en la ciudad de Tucupita. Se habló de un horario. Esta noticia falsa tampoco contó con los estándares antes mencionados para ser cierta y además fue desmentida por la misma gobernadora Lizeta Hernández.

La cuarta, hace referencia  a la existencia de un caso de Covid-19 en el materno, el pasado fin de semana. La información orginalmente partió vía WhatsApp desde el referido centro sanitario. Finalmente resultó ser apenas una sospecha, explicado así oficialmente por la gobernadora Lizeta Hernández, el pasado lunes. La cadena de WA daba por hecho el contagio por coronavirus.

Tanetanae.com recomienda cortar la «cadena de contagio» a las falsas noticias e informaciones. Sugiere que participes en grupos de WA de medios responsables y serios y que sigas los siguientes pasos para detectar una «fake news», por medio de un protocolo básico del Instituto Prensa y Sociedad, Ipys Venezuela.

  • Prestar atención a la fuente o al autor de la información recibida y en aspectos como su renombre, su credibilidad o su posición de autoridad para hablar acerca de determinado tema. Debe privilegiarse el contenido que provenga de fuentes oficiales. Generalmente, las fuentes como “un amigo de un amigo” o “una tía de un vecino” no suministran informaciones reales.
  • Evaluar el medio de comunicación o la plataforma de donde proviene la información. En redes sociales, sucede que la identidad de muchos medios es usurpada, así como su estética y su forma de narrar y de presentar los hechos. Igualmente, hay portales web que son usados únicamente para producir y reproducir noticias carentes de veracidad. Por ese motivo, es recomendable indagar la dirección electrónica o URL que aparece en la información cuando la misma provenga de sitios digitales. Las aplicaciones de mensajería instantánea, por lo general, suelen ser plataformas en la que las informaciones falsas abundan.
  • Prestar atención al formato en que es presentado el contenido. Todos los formatos son susceptibles de ser utilizados para transmitir fake news, aunque algunos más que otros. Las capturas de pantallas y los audios y las cadenas de texto de WhatsApp suelen estar llenas de contenido falso. Las publicaciones en redes sociales como Instagram Facebook también requieren de cierto examen para su validación. De igual forma, los textos también pueden ser falseados y los videos y las imágenes pueden ser producto de montajes. Todo debe ser sometido a revisión.
  •  Examinar el diseño del contenido. Los contenidos falsos suelen tener una presentación extraña, llamativa y sensacionalista, la cual busca exagerar el impacto de lo que se está transmitiendo. Si se trata de una imagen con texto, la misma suele tener colores vivos y usar letras grandes. Si se trata de audio, en la narración del mismo se usan voces que usualmente tienen un énfasis dramático.
  • Revisar el contexto de la información. La hora, la fecha y el lugar son elementos cruciales a considerar para determinar si se está frente a fake news. Una noticia real tiene todos estos aspectos fácilmente identificados. No tiene vacíos ni mucho menos lagunas informativas. Esto es de gran importancia puesto que muchas informaciones falsas son fabricadas a partir de la descontextualización de informaciones reales. En el plano audiovisual, es muy frecuente que videos e imágenes de eventos pasados se usen para construir versiones de hechos actuales. Asimismo, videos e imágenes son sacados de contexto y usados como “respaldo” de acontecimientos para engañar.
  • Detallar tanto el título como el contenido. Los títulos de las fake news o las expresiones con las que se anuncian suelen ser muy atractivos y están construidos para enganchar a las personas y para que, posteriormente, las comparta. Por tal razón, es importante leer la información hasta el final. Prestar atención a aspectos como la ortografía, el uso de los signos de puntuación o las mayúsculas. Cuando se trata de un audio o de un video, es necesario reproducirlo hasta que culmine. En el desarrollo de los contenidos pueden haber elementos como incoherencias en los datos o la utilización excesiva de adjetivos que evidencien que se trata de contenido de dudosa veracidad.
  • Fijarse en que la información sea completa. Hay que estar atentos de que el contenido aporte la mayor cantidad de datos posible. Si la información es fragmentada, parcial o es difícilmente comprobable, puede que no sea verídica.
  • Valorar la inmediatez del contenido. Hay noticias falsas que tienen como punto de partida algún dato real y que se construyen prácticamente mientras el suceso se está desarrollando. Sin embargo, sus elementos se usan para tergiversar y torcer la verdad. Por tal razón es relevante dudar de esas informaciones rápidas que se difunden sobre un acontecimiento. Los contenidos verídicos toman cierto tiempo para ser elaborados.
  • Verificar los datos mientras se consume el contenido. Apoyarse en los buscadores y en las plataformas de verificación de datos es lo más aconsejable para corroborar que un contenido es veraz. La medida más usada y recomendada es buscar la información en internet para saber qué más se ha publicado sobre el tema y qué otros medios han replicado el contenido. No obstante, también existen herramientas y aplicaciones que ayudan a determinar si un texto, una imagen o un video son verdaderos o no.
  • Dudar del contenido que demande atención y credibilidad. Las informaciones falsas buscan de forma recurrente que las audiencias las den por ciertas. Algunas versiones falaces poseen algún elemento que solicita al público otorgarle veracidad, pero también atención. Otras simplemente lo dejan claro explícitamente a través de expresiones, tales como: “Esto es serio”, “La verdad de lo ocurrido”, “No lo ignores”, “Información importante”, entre otras.

 

Loading...
Compartir