Ilustración de Tanetanae.com.

Varios deltanos consultados a propósito de la persecución emprendida contra algunos venezolanos en Ecuador, aseguraron que actuar con violencia, tal como algunos ecuatorianos la promueven, sería una “locura”.

Un ciudadano de dudosa precedencia venezolana le propinó una herida mortal a una ecuatoriana el pasado fin de semana. Tras este acontecimiento, el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, emitió un comunicado en repudio de este hecho y advirtió que recrudecería el control de migración a los criollos, a través de “brigadas”.

Las declaraciones del mandatario Moreno provocaron  la escalada de violencia contra varios venezolanos radicados en Ibarra, la localidad donde se registró el asesinato.

Los tucupitenses abordados afirmaron que no actuarían violentamente contra los ecuatorianos en la región, porque sería “caer en un terreno bajo”. Contrariamente, dijeron respetar a los extranjeros que hacen vida en Delta Amacuro.

“Lamentamos la violencia contra algunos compatriotas, pero  yo no caería en ese terreno bajo,  además, suficientes problemas tenemos en Venezuela como para estar pensando en atacar a gente inocente”, dijo un consultado.

La mayoría de los ecuatorianos radicados en Tucupita, estado Delta Amacuro, se dedican a la venta de ropa y calzados. Todos formaron a sus familias bajo el manto cultural venezolano, y desde que pisaron suelos deltanos, fueron respetados.

“Yo solía comprarle ropas a los ecuatoriano cuando las cosas estaban baratas. Nunca he sufrido de xenofobia, mi hermano, el que venga a trabajar, bienvenido”, dijo un adulto mayor en el centro de Tucupita.

Los establecimientos comerciales de los ecuatorianos permanecían abiertos el martes 22 de enero por la mañana.  Allí se atendía amablemente a la clientela, toda vez que, los deltanos respondían con el respeto que los caracteriza.

Loading...