Imagen de referencia| Archivo web.

Ramón Ramírez, es una de las personas que pertenece a la población de la diversidad funcional,  y desde hace 15 días no recibe la ración de alimentos que distribuyen a través del sistema, casa por casa.

La queja del señor Ramírez es por la poca cantidad de comida que recibe cada dos semanas, y antes de la nueva venta, ya se queda sin comida.

“En Paloma solamente nos dan una harina, una pasta, caraota, dos leches y dos aceites, eso es para una semana, y ya para esta no me queda nada”, dijo Ramón Ramírez que también forma parte de una organización de Derechos Humanos en Delta Amacuro.

Con la aplicación del sistema de distribución de alimentos, casa por casa, han sido los cuestionamientos que han recaído sobre la iniciativa oficialista; las mismas van desde los elevados precios para la cantidad contentiva de los combos, así como también la supuesta exclusión de algunas comunidades por ser considerados como, “millonarios” y “opositores”.

 

 

Loading...