El Delta es tierra de magallaneros, lo ha sido siempre. Proporcionalmente hablando son muchos más los fanáticos de la nave turca, que los de otros equipos.

Este fin de semana, aparte del doloroso hecho de ser eliminados por los Cardenales de Lara, sus seguidores presenciaron la despedida del histórico Endy Chávez.

Con un brazo prodigioso que le permitió hacer outs desde el jardín central a la goma, y el bate consistente que lo llevo a acumular un respetable average de 296 al término de su carrera, se abrió paso en el libro de los grandes de la divisa valenciana y del beisbol venezolano.

Su gesto amable, cordial, siempre sonriente, condescendiente al extremo con los medios, y la jovialidad que lo caracteriza, contribuyeron a cimentar su figura incluyéndolo entre los jugadores top de Venezuela.

Con 40 años, 19 en la Lvbp y 13 en las grandes ligas, manifestó que su cuerpo ya no es el mismo costándole mucho mantener el nivel de años atrás, “pienso que el fanático en Venezuela agradece que uno venga en cada temporada y presente un buen nivel como profesional. El fanático sabe cuál pelotero juega duro y cuál no. Yo siempre he puesto todo mi empeño”.

La pradera central del Magallanes se resiente, dos Endy Chávez difícilmente los haya en décadas, será una ausencia difícil de cubrir.

Loading...