En terapia intensiva la situación del transporte en Tucupita, luego de varios meses en medio de grandes dificultades para la adquisición de insumos y repuestos la traba se ha complicado, los vehículos particulares, colectivos y privados ya presentan grandes daños por el desgaste natural que produce el uso.

Cauchos gastados sin los reglamentarios surcos que dejan a la vista un caucho liso no aptos siguieron siendo usado por los choferes de la capital deltana.

Partes y piezas costosas o difíciles de hallar, forman parte de las grandes dificultades que deben soportar los conductores, las unidades cada vez más dañadas son dejadas en casa de los propietarios y talleres mientras que los usuarios sienten en carne propia los avatares de la crisis en el país.

El mermado parque automotor deltano lo comprende buses destartalados que siguen activos, colectivos con evidentes fallas mecánicas, deterioro interno de las unidades y la incomodidad que estas producen.

El reducido número de colectivos o por puestos, obligan a los usuarios a permanecer en las paradas  durante largas horas, bajo el sol y el estrés que hace mella en aquellas personas que deben lidiar contra el tiempo y no tienen suficiente dinero para cancelar el servicio exprés de un taxi.

En los últimos días, dos accidentes viales han dejado como saldo dos personas fallecidas, el último hecho ocurrió el pasado 26 de enero donde una joven de tan solo 23 años de edad perdió la vida cuando la unidad colectiva donde viajaba con sentido Centro-Volcán, perdió el control.

Loading...
Compartir