Denuncian anormalidades generalizadas vinculadas con la muerte de una joven que dio a luz en el materno de Tucupita

La joven era de la comunidad de Santa Rosa de Araguao del municipio Antonio Díaz, pero residía en Volcán, un sector más al sur de Tucupita.

Greyci Guzmán de 22 años de edad, falleció después de dar a luz a través de una cesárea en el materno infantil de Tucupita, no obstante, sus familiares denuncian que su muerte está vinculada con presuntas anormalidades de atención.

Graciela Martínez, madre de la ahora fallecida, relató que su hija anteriormente estaba siendo tratada por una médica que vivía en la comunidad de Carapal, pero luego de recibir la recomendación de una de sus tías, decidió ponerse en control con el doctor Raúl Brito.

De acuerdo con Martínez, en la última consulta realizada con el galeno el pasado 13 de noviembre, este le informó que todo marchaba normal y que no se preocupara.

“Él dijo que todo iba normal y que no se preocupara, y yo como madre me quedé tranquila”, aseguró.

La madre reveló que su hija fue traslada hasta el materno infantil de Tucupita a las dos de la madrugada del lunes 23 de noviembre por presentar dolores de parto. Una vez allí, intentaron comunicarse con el doctor Raúl Brito para que fuera atenderla, sin embargo, este no se presentó. Se desconoce si él estaba de guardia o simplemente requirieron de sus servicios por la emergencia, no fue aclarado por los familiares denunciantes.

Una vez que la joven dio a luz, no fue atendida con todos los cuidados requeridos, aun cuando previamente ya presentaba un cuadro de anemia, que se complicó con la pérdida de sangre en la pre y pos cesárea. Su familiar explica que, “los dolores se le adelantaron”. Las enfermeras no la abordaban con medicamentos ni otro tipo de atención. La joven moría y nadie hacía nada, según la versión de la señora Graciela Martínez.

Informó además que, después de la intervención quirúrgica, la hija le habría informado a través de una nota en una hoja, que tenía un vaso roto y los médicos no lograron contener el sangrado. También denunció que el trato de algunas enfermeras fue apático.

La directora del hospital (no está clara de cuál, tomando en cuenta que es un complejo hospitalario) habría informado desconocer el caso y dijo que se reuniría con el médico Raúl Brito, para conocer lo sucedido.

“Mami creo que tengo un vaso roto, por eso que creo que me abrieron otra vez”, es lo que lo habría escrito Greyci a su madre, unos minutos antes de morir, reveló Graciela  Martínez.

Compartir contenido