Imagen ilustrativa. Varios venezolanos son deportados en septiembre de 2020 / foto: cortesía.

Guardian Media | Derek Achong

Noventa y tres inmigrantes ilegales venezolanos fueron deportados esta tarde, incluso cuando algunos tenían pendientes sus últimos desafíos legales.

Guardian Media tuvo conocimiento de que esta tarde, los venezolanos que se encontraban alojados en el Helipuerto Chaguaramas y el Centro de Detención de Inmigrantes en Aripo, fueron embarcados en dos naves de la Guardia Costera y llevados a Soldado Rock, una pequeña isla frente a la costa de Icacos cerca de T&T, frontera marítima de Venezuela.
Luego fueron entregados a oficiales de la Guardia Nacional de Venezuela, quienes los llevaron de regreso a su país.

Guardian Media fue informada que el jueves, uno de los inmigrantes presentó una demanda impugnando su deportación y se le concedió una suspensión momentánea del caso.

Un grupo de abogados, encabezado por Elton Prescott, presentó demandas similares en un intento por evitar la deportación prevista de 28 de los migrantes.

La deportación tuvo lugar antes de que el caso se presentara ante la juez Jacqueline Wilson, ayer por la tarde.

Se espera que los casos se sometan a audiencia la próxima semana para determinar si alguno de los migrantes que presentaron los casos, no estaba incluido en los deportados de ayer.

El mismo grupo de abogados presentó ayer dos demandas de migrantes venezolanos que están en cuarentena en el Helipuerto.

Los casos de hábeas corpus buscaban lograr la liberación por condiciones especiales de un grupo de tres adultos y una mujer embarazada y sus hijos de cuatro y 16 años.

Al presentarse ante el juez Joan Charles, el abogado Reginald Armour, quien dirigió el equipo legal del estado, señaló que el grupo de adultos fue detenido legalmente porque uno había dado positivo por el coronavirus, mientras que otros dos eran personas cercanas.

En cuanto a la mujer embarazada y sus hijos, Armour dijo que estaban detenidos por ingresar ilegalmente al país y estaban en cuarentena como contactos de un caso positivo.
Prescott sostuvo que sus clientes negaron haber sido examinados por el virus o mostraron síntomas.

Charles finalmente estuvo de acuerdo con Armour y falló a favor del Estado.

Si bien los grupos perdieron sus casos, no deben ser deportados, ya que tienen casos activos que impugnan la deportación propuesta.

Los venezolanos también estuvieron representados por Criston J Williams, Kerrina Samdeo, Jerome Riley y Kashif Gibson.

Loading...