Desaconsejan comprar alimentos en bolsas de “tetas”

Los altos precios de los alimentos en Tucupita han obligado a las personas comprar comida reducida en bolsas de teta, de esta manera intentan burlar la crisis venezolana. No obstante, otros usuarios no lo ven apropiado ni recomendable por asuntos sanitarios.

La harina de maíz, el azúcar, el arroz, y la  harina de trigo, están costando más de un millón de Bs. El aceite comestible en tres millones de bolívares. “Las tetas” de aceite, azúcar o café, son expendidas entre 500 o 600 mil Bs.

El precio del dólar se cotiza en 1.802.869.02 Bs, al menos hasta 3:34 de la tarde del jueves 28 de enero.

José Martínez, un ciudadano de San Rafael, manifestó que, debido a la crisis las familias buscan llevar aunque sea bajas raciones de comida a casa.

Martínez reveló que ha comprado alimentos en estas presentaciones por lo accesible y baratos que son, no obstante, aclaró que no son fiables, porque desconoce qué podría contener realmente.

“Hace tres semanas mi mamá compró una teta de café en el mercado, pero eso era un café que ya había sido utilizado”, relató.

Richard Giborí, quien vive en la cercanía del parque central, cuestionó este tipo de venta porque –en su opinión- no cumplirían con las medidas de seguridad establecidas para su expendio. Él afirmó que no compra estos rubros.

Giborí dijo que “no sabe de dónde salen esos productos, cómo es procesado y mucho menos si cuenta con la higiene y seguridad necesaria para ofertárselas al público”.

Una señora de Paloma por su parte manifestó que, particularmente no compra estos productos alimentarios en bolsas de teta,  porque –según ella- no ofrece un  beneficio a las personas y no contaría con la seguridad higiénica necesaria.

La mujer entiende que por la situación país, la gente recurra a comprar estas tetas de alimentos, pero en sí, ella no los recomienda por asuntos sanitarios.

“Claro, ahora por la necesidad la gente opta por comprar una tética, pero creo que no son saludables ni beneficioso”, aseguró.

Compartir contenido